Factores clave para el e-commerce en 2019

La innovación en tecnología y la incorporación de la misma a la vida de los consumidores contribuirá en gran medida el crecimiento de este segmento.

Sin lugar a dudas este año seguirá en pleno crecimiento el e-commerce en el mundo. De acuerdo a Statista para el 2021 este canal tendrá ingresos por 4.8 trillones de dólares a nivel global.

La innovación en tecnología y la incorporación de la misma a la vida de los consumidores contribuirá en gran medida a ese crecimiento, pero también el cambio de hábitos de compra y patrones de consumo que lo orillen a encontrar nuevas maneras de adquirir productos y servicios que probablemente antes no tenía contempladas.

Ejemplo de lo anterior es la situación que se está viviendo en México alrededor del abasto de gasolina en varios estados del país, que necesariamente han obligado al consumidor a pensar en otros canales para obtener los bienes de consumo que requiere para su vida diaria.

Se pronostica que para este año el e-commerce en México tenga ingresos por 9.44 billones de dólares, después de una tasa de crecimiento en el 2018 del 28.4 por ciento, según números de un estudio mostrado por Statista.

Aunque son estadísticas bastante interesantes de crecimiento, este canal aún representa el 1.7 por ciento del total de ventas de retail. Tan solo para darnos una idea del impacto del e-commerce en otros países, en China representa el 23.1 por ciento del total de ventas, seguramente impulsado por la gran cadena Alibaba.

Estoy seguro que aún falta mucho camino por recorrer en países de Latinoamérica para que el e-commerce represente un canal de suma importancia en las ventas de los retailers a total industria, como es el caso en países como China, Estados Unidos o Reino Unido y para ello, las empresas deben tomar en cuenta diferentes factores que son críticos para el consumidor de este canal.

A continuación menciono tres de ellos que considero clave para este año, beneficiando a las diferentes empresas que tengan ya una plataforma de e-commerce o estén por comenzar en este camino.

Métodos de pago eficientes

De acuerdo a Baymard Institute, el 69.89 por ciento de los consumidores abandonan el carrito de compra y el 28 por ciento del abandono ocurre por un proceso o método de pago largo y complicado.

En algunos casos, lo más difícil para una plataforma de e-commerce es atraer tráfico hacia ella, lograr que el shopper se interese en buscar productos de acuerdo a la necesidad que tiene y posteriormente ingresarlos al carrito.

Una vez hecho esto, las personas está decidiendo abandonar el sitio justo en el proceso de pago porque no encuentran alternativas sencillas para efectuarlo.

El incremento en la conversión de venta podría incrementarse significativamente si las diferentes plataformas hicieran análisis adecuados para entender lo que está sucediendo con el usuario en este proceso crucial de la compra y con base en ello implementar el método de pago adecuado para este consumidor.

Y no estoy hablando de implementar las mejores prácticas a nivel mundial solamente, sino realmente entender y conocer profundamente a los usuarios que visitan una u otra plataforma de e-commerce y adaptar los procesos de pago a ellos. Estoy seguro que eso contribuiría a incrementar sustancialmente la conversión de compra.

Empaques personalizados y únicos

A los consumidores nos gusta sentirnos únicos y el e-commerce se vuelve clave para ello. Según un estudio de Dotcom Distribution, el 61 por ciento de los encuestados mencionaron que los empaques personalizados vuelve a una marca mucho más atractiva que aquellas que no tienen este tipo de estrategia de empaque.

Es por esto que cualquier marca relacionada con e-commerce debería estar pensando en una estrategia que vuelva a sus empaques mucho más atractivos y únicos en el escenario digital, para que con ello el consumidor encuentre una diferencia sustancial y pretenda entonces ingresar a la plataforma de dicha marca para adquirir los productos.

Onmicanalidad

Mucho hemos hablado de este término en los últimos años, consecuencia de que el consumidor se basa en experiencias que lo lleven a adquirir un producto o servicio, sin estar catalogando en su cabeza si lo está adquiriendo por un canal u otro.

Es decir, al consumidor le gusta vivir experiencias de compra y si éstas tienen que ver con adquirir un producto a través de una plataforma de e-commerce para recogerlo en el punto de venta físico y posteriormente enviar comentarios y sugerencias a través de una plataforma de redes sociales, así lo hará.

Las marcas deben comenzar a pensar de manera holística alrededor de la oferta de diferentes opciones para que el consumidor realmente viva una experiencia de compra.