• Apenas se supo del primer caso de coronavirus en México, a finales de febrero, y como consecuencia muchos mexicanos corrieron a las primeras sucursales a realizar compras.

  • Dentsu X, analizó el comportamiento de diferentes consumidores que hicieron compras de pánico y según el estudio los principales motivos son la confusión y el sentido de la urgencia.

  • Te damos algunos testimonios de porqué hacer compras de pánico no es precisamente la mejor opción.

Entre las cosas que vino a instaurar el coronavirus aparte de los cambios de consumo, los giros en el mercado, las preocupaciones, las cifras de pérdidas fueron las compras de pánico. Es natural que mientras la noticias nos daban muestra de que progresivamente el coronavirus iba apareciendo en muchos países y se acercaba al país la preocupación entre los mexicanos crecía.

Apenas se supo del primer caso de coronavirus en México, a finales de febrero, y como consecuencia muchos mexicanos corrieron a las primeras sucursales a realizar compras, con la idea de que los días venideros representaba incertidumbre y ante ésta es mejor guardar víveres. Este tipo de compras no solo se presentaron en México, en diferentes partes del mundo fue una condición natural. En Estados Unidos por ejemplo las ventas de armas crecieron como parte de las compras de pánico.

¿Por qué se hacen compras de pánico?

El Departamento de Consumer Insights & Strategy de Dentsu X, analizó el comportamiento de diferentes consumidores que hicieron compras de pánico, según el estudio los principales motivos por lo cual las personas hacen este tipo de compras es por la confusión y el sentido de la urgencia, el temor ante el contagio y el miedo a raíz de la falta de información son los ingredientes adecuado en el cultivo de las compras de pánico.

Además psicológicamente los consumidores después de realizar este tipo de compras son víctimas de un sentido de control ante la situación.

También puedes leer:

Escaseo de productos

Los primero productos que comenzaron a escasear en medida que avanzaba el tiempo fueron los productos de limpieza, como parte de ese sentido de control muchas personas se abastecieron de productos desinfectantes, tapabocas, el papel de baño y gel antibacterial. Al punto que a inicios de marzo la Organización Mundial de la Salud aseguró que su cuerpo médico no tenía mascarillas para poder combatir el virus.

Según el estudio este tipo de compras era relativas a un valor de sentirse cómodos y seguros en medio de la adversidad y la crisis sanitaria.

El gran problema de las compras de pánico

El gran problema que se origina de las compras de pánico es que el abastecimiento individual en exceso ocasiona que otras personas no puedan obtener los mismos productos, también origina que los precios se disparen y el producto escasee para las demás personas.

Te damos algunos testimonios de porqué hacer compras de pánico no es precisamente la mejor opción.

Estantes vacíos

En Inglaterra se hizo viral la foto de un señor que contempla una hoja de papel mientras que a su alrededor los estantes del supermercado lucen vacíos. La foto alcanzó los 257 mil likes en Instagram y es un reflejo de lo que ocurre cuando los anaqueles se vacían y se deja sin la oportunidad de comprar productos a otras personas.

Enfermera británica

En Reino Unido una enfermera se quejó de las compras de pánico. Al terminar su turno aprovechó el tiempo libre para comprar comida y las malas noticias aparecieron cuando se dio cuenta que en los supermercados los alimentos, en su totalidad, se habían agotado.

“El video más duro que he visto de todo esto hasta ahora”

Este video ocurrió en España, y es la muestra de que el coronavirus y la contingencia no es igual para todos. Una señora no tenía para comprarse unas piezas de carne del super y un matrimonio la ayudó para que las cuentas le alcanzaran.