Patrick Renvoise, coautor de “Neuromarketing: Uncovering The “Buy Button”, define al neuromarketing como un “modelo de previsibilidad de marketing anclado a la neurociencia. Específicamente, el neuromarketing es la ciencia de la decisión humana. Neuromarketing aplicado es utilizar los hallazgos de la neurociencia para mejorar ventas y marketing”.

El profesional del marketing sabe que entre 80 y 90 por ciento de las decisiones de compra se toman de manera inconsciente, de acuerdo con cifras publicadas en el artículo How Customers Thinks.

Más aún, las decisiones de compra se toman en 2.5 segundos y que entre el 80 y 90 por ciento de las mismas se toman de manera inconsciente.

Por ello, conoce la relevancia del neuromarketing. Este, implica conocer lo que el consumidor debe ver, escuchar, sentir u oler.

En este sentido, algunos estudios señalan que en el proceso de compra las palabras “pagar” o “gastar” resulltan negativas para el consumo, en su lugar promueve términos como “llevar a casa”, lo que elimina la culpa de la transacción.

Como este ejemplo, existen otras palabras que no pueden faltar en una estrategia, tales como gratis, poderoso, fácil, oferta, ahorro, garantizado, comprobado, especial, exclusivo, extra, beneficios, original, inteligente o regalo.

Y el neuromarketing parece impactar por demás a los estrategas. Basta con observar campañas recientes que las incluyen y ponen el ejemplo de la utilidad del neuromarketing en la actualidad:

Soriana hace lo propio con “ofertas”

Cinépolis pone el ejemplo con “especial”.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299