Estados Unidos, el Waterloo de Adidas

Este lunes por la mañana la firma deportiva alemana Adidas dio a conocer su intención de no renovar su relación de patrocinio con la NBA una vez finalizado su contrato actual, el cual vence al término de la temporada 2016 del basquetbol profesional, decisión que puede catalogarse como cuestionable ante el panorama incierto que la firma teutona enfrenta dentro del mercado estadounidense.

Advertisement

Notas relacionadas:
En sus marcas, listos…fuera
El descubrimiento de América
15 minutos de fama…o menos

Si bien la trasnacional ha logrado mantenerse como la firma deportiva número uno dentro del mundo del balompié (incluso por encima de Nike), el destacar en un mercado como el estadounidense, donde el futbol recién comienza a despuntar, ha sido sumamente complicado y la aparición de nuevas firmas como Under Armour no han facilitado el proceso, llevando a la firma germana a cambiar su estrategia de marketing.

Pese a que en 2006 la firma germana optó por extender su relación con la NBA por 11 años más, el encumbramiento de la firma de Baltimore en un breve lapso de tiempo ha cambiado drásticamente los planes de los germanos, quienes en enero pasado dieron a conocer su intención de incrementar considerablemente su roster de embajadores dentro de la NFL y la MLB (250 embajadores en cada liga), esto con la finalidad de mejorar el engagement que obviamente no están adquiriendo a través de la NBA.

Pero el encumbramiento de Under Armour no es la única razón por la que Adidas ha fallado en su misión de instalarse del gusto de los estadounidenses dentro de sus deportes favoritos (basquetbol, beisbol, futbol americano), fallo que también puede atribuirse a una falta de comprensión de cada uno de estos deportes tal y como demuestra su ‘obsesión’ por incluir uniformes con mangas dentro del baloncesto profesional.

Sin embargo, es importante remarcar que el contar con 500 nuevos embajadores de marca dentro de dos de las ligas más populares del deporte profesional estadounidense no asegura que el engagement de Adidas dentro de dicho mercado vaya a mejorar significativamente, pues la cantidad no es nada sin la calidad, esto sin mencionar que la puerta queda abierta para que Under Armour o Nike puedan hacerse con el patrocinio que esta a punto de quedar disponible.

Mucho puede especularse sobre la nueva estrategia adoptada por Adidas y su próxima salida de la NBA; sin embargo, sólo será el tiempo quien pueda decirnos si ésta ha sido la decisión más inteligente o si únicamente es principio del fin para la multinacional germana dentro del mercado estadounidense.