• Según Statista, todos los equipos de la NFL sumaron ingresos por 13 mil 680 mdd a finales de 2017

  • En promedio, los equipos de la liga tenían un valor de franquicia de dos mil 570 mdd para 2018

  • Los equipos con mayor número de seguidores en Twitter son los Patriots, los Cowboys, los Steelers y los Eagles

Los deportes son una de las industrias más económicamente activas de todo el mundo. Solo en América del Norte, según Statista, se espera que el mercado tenga un tamaño de 80 mil 300 millones de dólares (mdd) para finales de 2022. Buena parte de estos ingresos son consecuencia directa de la pasión que los fanáticos sienten hacia su disciplina favorita. Las marcas están muy conscientes de este fenómeno, que explotan en cada campaña que lanzan.

También la NFL entra en este grupo de organizaciones. La liga de fútbol americano de Estados Unidos (EEUU) presentó hace unos días la campaña We Ready. El objetivo del proyecto es promocionar el inicio de su nueva temporada, que iniciará en septiembre. Para crear emoción entre su base de fanáticos, la institución lanzó un video con varios equipos, seguidores y deportistas. La iniciativa busca, además, generar entusiasmo alrededor de su 100 aniversario.

¿Cómo hacer una buena campaña deportiva?

A todas las empresas les conviene usar sentimientos. Pero en el entorno deportivo es crucial para crear una campaña efectiva. Según Unruly, esta publicidad incrementa en hasta 67 por ciento la reacción emocional del público masculino. Bonham Wills agrega que, con estas reacciones de la audiencia, se crea una verdadera pasión por la marca. Además, estudios apuntan que este enfoque mejora el proceso de recepción de información de las personas.

Por supuesto, el uso de la emoción no es exclusivo de la NFL. Guiness, para su campaña Made of More, ha lanzado una serie de videos que cuentan conmovedoras historias de superación enfocadas al rugby. Budweiser tuvo un gran acierto publicitario con una iniciativa para celebrar el retiro del basquetbolista Dwayne Wayde. La misma organización de fútbol americano de EEUU replicó este enfoque para promocionar el Super Bowl LIII en febrero.

No hay una forma correcta o incorrecta de realizar una campaña deportiva. Sin embargo, es claro que explotar las emociones del deporte y de los fanáticos es un camino seguro para crear una gran estrategia publicitaria. En este sentido, es importante que las marcas de la industria siempre busquen cómo explotar estos poderosos sentimientos. Así, hay una mayor probabilidad de que un proyecto tenga mayor impacto entre el público objetivo.