España encabeza la búsqueda de empleo a través de las redes sociales

España.- Los candidatos españoles en proceso de búsqueda de empleo, no se conforman con asistir a oficinas de empleo y lugares de trabajo de empleadores potenciales, pues internet y redes sociales se ha convertido en necesaria herramienta para contactar con quiénes ofrecen trabajo.

Notas relacioandas:
Internet desplaza a los clasificados para búsqueda de empleo
6 razones para buscar, desde hoy, un nuevo empleo
Empleo: buscan ingenieros para hacer cerveza

Este hecho se produce incluso en redes cuya naturaleza no es de carácter profesional, “tanto es así, que España es uno de los países que están a la cabeza en la búsqueda de empleo a través de la red, con un 69%de usuarios sobre el total de personas que buscan trabajo activamente”, porcentaje significativo si se compara con la media mundial, situada en el 55% de usuarios.

Los datos pertenecen al informa de Adecco “Búsqueda de empleo y reputación digital en la era 3.0” en el que tambien se ha podido conocer que “Además, el 73% de los reclutadores utilizan las redes sociales para apoyarse en sus labores de selección de personal.

LinkedIn es la red de contactos más utilizada para buscar empleo en España, pues es usada por un 64,1% de los encuestados españoles, casi el doble que la media mundial, situada en el 35,4%.

Además, las personas que hacen uso de esta plataforma lo hacen casi exclusivamente con fines profesionales: sólo un 19% de los españoles utiliza
LinkedIn con otros propósitos. La segunda red social más utilizada por los españoles para buscar empleo es Twitter (19,5%) mientras que a nivel mundial es Facebook (17,1%).

Sus papeles se intercambian en este contexto pues en España, la tercera red más empleada en la búsqueda de trabajo es Facebook, con un 11,3% de usuarios, mientras que en el resto del mundo es Twitter (6,2%).

En cuarto lugar, las personas que buscan empleo activamente lo hacen a través de los blogs, con una tasa de uso muy similar en España como en el resto del mundo, siendo ligeramente superior en nuestro país (6,5% frente al 5,2% que es la media mundial).

El perfil del demandante de empleo en redes

En España, hombres y mujeres muestran porcentajes de uso de las redes sociales muy similares. Sin embargo, las mujeres muestran mayor predisposición para utilizar estas plataformas con el propósito de buscar empleo. Representan el 78,3% de mujeres frente al 68,6% de hombres que lo hacen.

En cuanto a la edad de los candidatos, el uso de estos instrumentos es inversamente proporcional a la edad del usuario, es decir, cuanto más joven es lapersona, más probable es que utilice las redes sociales para buscar empleo. El 76% de los jóvenes menores de 33 años usa estos instrumentos con el fin de encontrar trabajo, mientras que esta cifra disminuye más de dos puntos porcentuales si hablamos de los mayores de 33 años.

El nivel educativo del candidato es uno de los factores más influyentes también a la hora de apostar por Internet.

Las personas que no tienen finalizado los estudios básicos las utilizan en el 68,4% de los casos, mientras que aquéllos que poseen estudios universitarios y máster o doctorados lo hacen en el 74,5 y 87,1%, respectivamente. Esto demuestra que cuanto mayor es el nivel educativo de una persona, mayor es el uso que hace de las redes sociales como herramienta para encontrar un empleo.

En nuestro país, entre las diferentes actividades que los candidatos pueden realizar para buscar empleo en Internet, aquellas más utilizadas incluyen: analizar las páginas de los potenciales responsables de selección (82,3%), buscar ofertas de empleo (82,1%), consultar lo que otros dicen sobre los potenciales empleadores (81,6%), crear una red de contactos profesionales (77,5%), distribuir el CV a través de la candidatura espontánea (71,1%), presentar solicitudes para puestos de trabajo publicados en la red (64,2%) y cuidar su marca personal (47,4%).

Teniendo en cuenta los hábitos de otros países, se pone de manifiesto que en España está más generalizado el uso de las redes sociales e Internet como complemento a la búsqueda de empleo tradicional, pues las actividades antes mencionadas son llevadas a cabo, según la media mundial, de forma menos pronunciada que en nuestro país, siendo superados únicamente por el porcentaje de personas que tratan de cuidar su marca personal en la red (49,4% mundial frente al 47,4% de España).

El uso de las redes sociales para la búsqueda de empleo también está relacionado con el nivel de habilidades tecnológicas que tenga la persona en cuestión. A la hora de valorar sus habilidades (medidas del -1 al 1), los españoles encuestados parecen considerarse más hábiles en su capacidad para conectar con otros (0,55) y para buscar y encontrar información interesante de terceros (0,50), pero le dan una importancia algo inferior a su efectividad en el uso de estas plataformas (0,42), su capacidad para publicar contenidos que puedan resultar interesantes a terceros y su capacidad de comunicación (0,37 cada una de ellas). En último lugar, sitúan su habilidad de impactar positivamente en la vida de otras
personas a través de las redes sociales (0,2).

En España, el 71,1% de las personas que busca empleo utilizan las redes sociales para distribuirsu CV en Internet, mientras que la media mundial  se sitúa en torno al 49%. Sin embargo, no todas las personas que se postulan para un puesto de trabajo o entregan su CV son respondidas por los reclutadores. Este hecho sólo ocurre, en el caso español, en el 32,6% de los casos. Esta cifra, si miramos al resto del mundo, es bastante elevada, ya que fuera de nuestras fronteras, del 49% de personas que mueven su CV en las redes sociales, sólo un 29% son llamadas por un reclutador.

Según los encuestados hay una mayor proporción de hombres a los que se contacta tras enviar el currículum (35,6% frente al 30,4% de mujeres). Al igual que se llama con mayor asiduidad a las personas mayores de 33 años que a las menores (46,6% frente al 27,5%). En cuanto al nivel de estudios de los candidatos, es más probable que se contacte con aquellos que tienen estudios superiores como un título universitario (33,1%) o un máster o doctorado (38,6%) antes que con los que tienen menos formación.

Sin embargo, los reclutadores son más proclives a contactar con las personas sin la enseñanza obligatoria que aquellas que únicamente poseen ese título (31,6% frente al 20%). En cuanto a la situación laboral, también influye en los reclutadores, pues sólo llaman a un 26,5% de las personas desempleadas que han enviado su CV, frente al 44,3% de las que ya tienen trabajo.