• De acuerdo con Zariance, el usuario promedio de YouTube observa unos 40 minutos de video diarios

  • Al terminar mayo, Gaming existirá a través de la página www.youtube.com/gaming, ya con 82 millones de suscriptores

  • Cada semana, la nueva sub-plataforma recomendará a los usuarios creadores de contenido nuevos

La industria de los videojuegos es, en cuestión de contenido, una de las más prominentes del mundo. Incluso gigantes del streaming de video como Netflix consideran a este mercado un mayor riesgo para su modelo de negocio que cualquier otro rival. En este sentido, no es raro haber visto el surgimiento de plataformas como YouTube Gaming y Twitch Prime en los últimos años. Pero la propuesta de la subsidiaria de Google está a punto de tirar la toalla oficialmente.

Ya desde hace un año que YouTube había anunciado que su proyecto Gaming, que lanzó en 2016 para entrar al mercado del contenido de videojuegos, llegaría a su fin. Pero el destino por fin ha alcanzado a su plataforma. Una nueva publicación oficial de Google apunta que el 30 de mayo, el proyecto dejará de existir como un producto separado. En cambio, la compañía agregará una subsección para este tipo de materiales dentro de su portal principal.

Según Google, su intención con la desaparición de Gaming es “continuar construyendo un hogar más potente para la comunidad de videojugadores. Queremos que florezcan en YouTube, no en una app por separado”. Para hacer la transición más orgánica, la tecnológica está ofreciendo a sus usuarios fusionar sus suscripciones a través de su nueva utilidad. Esto no impedirá que las personas pierdan algunas configuraciones e intereses guardados.

¿A quien beneficia realmente la desaparición de YouTube Gaming?

Es fácil comparar el cambio de YouTube con otros procesos de integración. A principios de mayo, Vice desapareció varias submarcas para reunir sus propuestas de contenido bajo un mismo techo. ESPN The Magazine hizo algo similar en abril, cuando afirmó que su versión print dejaría de existir para enfocarse en productos digitales. Incluso Condé Nast, tras acabar con varias de sus revistas, anunció su nueva estrategia de negocio consolidada y encaminada a video.

También es importante considerar el desempeño que ha tenido YouTube Gaming en los últimos años. De acuerdo con la misma Google, la plataforma disfrutaba diariamente de 200 millones de visitas. Para 2018, este volumen de visitas significó 50 mil millones de horas de contenido consumido. Frente a las cifras de consumo y usuarios del sitio principal, parecería en primera instancia que quien más se beneficiaría del cambio es su producto de videojuegos.

Pero dicha conclusión sería ignorar el panorama actual de YouTube. La plataforma de video ha empezado a invertir significativamente en contenidos originales. Parte de la intención detrás de este impulso es contrarrestar la prevalencia y popularidad de materiales tóxicos y falsos. Recursos que han puesto en peligro sus ingresos publicitarios. Tal vez es equivocado ver este ajuste como un intento por salvar un producto que perdió oficialmente la guerra contra Twitch.

Suena plausible que la estrategia sea usar Gaming para recuperar la calidad de Youtube. La desaparición del producto, similar al caso de Vice, no es porque las marcas independientes fueran poco exitosas. Al contrario, su compañía madre las está volviendo a absorber para potenciar su propio crecimiento. La eficacia de esta decisión dependerá, entonces, de qué tanto pueda crecer la subsección bajo el yugo de su líder.