• Para abril de 2018, Vice Media era considerada un conglomerado global de cinco mil 700 millones de dólares

  • En febrero pasado, la compañía dejó ir a 10 por ciento de su personal, alrededor de 250 empleados

  • Se estima que, anualmente, la marca tiene ingresos por 143 millones de dólares

El actual panorama de los medios de información, comunicación y entretenimiento es caótico, por decir lo menos. Entre las propuestas print, incluso las representantes más icónicas de la industria están saliendo del mercado. TV y radio están en una lucha constante contra los servicios de streaming de audio y video. Y ni hablar de las redes sociales, perpetuamente envueltas en controversia. Incluso populares propuestas digitales, como Vice, están en apuros.

De acuerdo con The Drum, Vice Media comenzará un proceso de integración con sus sub-marcas. Sus portales Tonic (salud), Waypoint (videojuegos), Amuse (turismo), Free (finanzas), Broadly (mujeres), Noisey (música) y Vice Sports perderán sus sitios web exclusivos. No solo pasarán a ser parte del portal principal de Vice, también perderán sus identidades distintivas. A partir de ahora, solo existirán como sub-secciones de la página principal del conglomerado.

Motherboard (cultura popular), Vice News y Munchies (comida) también pasarán a ser parte del medio principal del grupo, pero retendrán su identidad visual distintiva. La determinación sería una reacción a los resultados registrados por la marca a finales de 2018. Se espera que la consolidación se concrete con un mínimo de recortes de personal. Algunos de los editores en jefe de las antiguas marcas aseguraron que su trabajo seguirá igual a pesar de los cambios.

Consolidación vs independencia y la decisión de Vice

Vice no está creando una nueva moda en el entorno de la comunicación. A principios del año, Facebook anunció que deseaba consolidar Instagram, WhatsApp y Messenger para potenciar sus capacidades publicitarias y sus medidas de seguridad. Y medios como Adweek han señalado que también se ha visto una significativa integración entre agencias de medios y negocios creativos. Incluso en la TV y cine digital se está viendo una tendencia similar.

Pero la consolidación de Vice Media no ha sido tan bienvenida. Como lo menciona de The Drum, algunos usuarios expresaron su preocupación sobre la desaparición de las submarcas. Específicamente, se mencionó que el cambio podría reducir la calidad editorial de estos medios.  Se mencionó el caso de Broadly, que ha desarrollado una visión enfocada a la comunidad LGBT+.

[La decisión de Vice] es una gran pérdida en el entorno de medios para mujeres y la comunidad LGBTQ. Broadly ha ofrecido un espacio seguro para mis maníacas ideas lésbicas por mucho tiempo. Este es el segundo canal afín a la comunidad LGBTQ con el que he perdido trabajo este año. Parece que los medios queer simplemente dejarán de existir muy pronto.

Estas preocupaciones son plausibles. Como marcas únicas, Tonic, Waypoint, Broadly y el resto tenían libertad editorial. Una vez que se integren a Vice, perderán parte de su autonomía. Y no es que el medio censure sus contenidos. Implica que, al perder su marca distintiva, todos los artículos tendrán un efecto en la reputación Vice. Y para mantener una “personalidad” general coherente, deberán ceñirse a lineamientos que podrían limitar su rango de acción.

Es claro que Vice está apostando a que sus diferentes sub-marcas se alimenten mutuamente con sus respectivos públicos. Ciertamente es la estrategia más rápida al alcance para recuperar el campo perdido durante 2018. Sin embargo, la pérdida de identidad de sus productos reducirá la calidad (o, más importante, el tono) de sus contenidos de una forma u otra. Y en un entorno donde muchos medios luchan por mantenerse relevantes en un entorno en perpetuo cambio, probablemente habría sido mejor a largo plazo apostar por una diversidad de voces y seguir explotando la fidelidad de su público.