El Universo Marvel, la capitán del branding

Marvel Studios comenzó en 2005 cuando decidió producir sus propias películas.

Este viernes llega a la pantalla grande “Capitana Marvel”, la penúltima pieza de la tercera fase del Universo Marvel y la antesala del que se espera sea el suceso fílmico del año “Avengers: Endgame”.

Con ello, se celebran 11 años de una de las estrategias mejor planeadas en la historia del cine y que, además, en el camino, le dio la vuelta al juego, colocándose como la marca líder, luego de que personajes como: Batman, Superman y Mujer Maravilla, fueran mucho más conocidos hace unos años que Iron Man o Thor, y a pesar de haber vendido a otros estudios algunos de sus personajes más conocidos (X-Men, Los 4 fantásticos y el Hombre Araña).

Marvel Studios comenzó en 2005 cuando decidió producir sus propias películas. Antes de ello había coproducido con otros estudios con resultados mixtos, un porcentaje reducido de las ganancias y poco control creativo.

En aquél entonces, la hoy conocida como Fase 1, inició con “Iron Man” e incluyó cinco películas más. El único personaje que tuvo dos películas fue Iron Man y el estudio estrenó de una a dos películas por año, entre 2008 y 2012, con la excepción de 2009, año en que no hubo ningún estreno.

Marvel lo tomó con calma y se dedicó a cimentar bases sólidas y contundentes. En esta etapa construyó su marca y construyó a los Avengers. Los otros filmes introdujeron a Hulk, Thor y Capitán América, cada uno con su propia película, además de un par de personajes secundarios (Hawkeye y la Viuda Negra) que se integrarían al equipo.

Con cada una de las películas, Marvel se dedicó a comunicarle y confirmarle al público que las historias, los personajes, el talento y, en pocas palabras, la calidad eran su prioridad.

Así fue como directores como Kenneth Branagh y Joe Johnston se involucraron, además de un grupo de actores que incluye una mezcla de estrellas como Robert Downey Jr., Samuel L. Jackson, Mark Ruffalo y Gwyneth Paltrow, todos ellos nominados o ganadores del Oscar; actores con cierto reconocimiento en la industria como Chris Evans y Scarlett Johansson, y talento con potencial como Chris Hemsworth.

Además, en un acto sin precedentes, Marvel conectó, a través de la presencia de personajes, ya fuera con cameos, roles secundarios o bien por medio de referencias, una película con otra, creando precisamente un universo fílmico y, podría decirse, “jugando” también un poco con el público al referir a otros personajes o líneas argumentales conocidas en los cómics, despertando así la curiosidad y el interés de los fanáticos y el público en general por aquello que vendría.

Desde luego ayudaron, las ahora ya famosas y siempre esperadas, escenas post-créditos, que incluyen pistas del futuro del personaje, otras películas del universo o bien, simplemente, un momento cómico. Mientras “Iron Man” costó 140 millones de dólares e hizo 585, Avengers tuvo un presupuesto de 220 y recaudó más de un billón y medio.

La Fase 2, que consistió de seis películas, dos por año, entre 2013 y 2015, se ocupó de consolidar el Universo Marvel al darle una tercera parte a Iron Man, secuelas al Capitán América, Thor y Avengers, e introducir a la pantalla grande a personajes menos conocidos como Ant-Man y Los Guardinales de Galaxia.

Con ello se dieron oportunidad de jugar con otros géneros, haciendo de la penúltima, por ejemplo, una cinta de robos, mientras que “Capitán América 2” fue un thriller político.  Para estas alturas, para el público ya no era tan importante si el filme se trataba de un personaje conocido o no tanto, Marvel ya se había hecho de un nombre.

A punto de terminar la Fase 3, iniciada en 2016 y conformada por 10 películas, estrenando en un par de años tres filmes, se ha ocupado de diversificar aún más el universo al expandir las posibilidades narrativas gracias a personajes como “Doctor Strange” y al vincular a los personajes de la Tierra con los del espacio, sin mencionar que han ido agregando a la mezcla personajes que pertenecen a otras razas o géneros, haciendo con ello más fácil para otros mercados conectar con los súper héroes.

“Black Panther” lo hizo hace un año con la comunidad de color; se convirtió en una de las películas más taquilleras del año (más de mil millones 340 mil dólares), sin mencionar que hoy es la primera película basada en un cómic en ser nominada a 10 premios Óscar, incluida Mejor Película.

Esta semana presentan “Capitana Marvel”, su primera protagonista femenina, una situación que había sido muy criticada, pues tardó en llegar y, que, sin embargo, Marvel ha sabido sortear al denominarla como el personaje más poderoso del universo y pieza clave para “Avengers: Endgame”, misma que se estrena tan sólo un mes después y que, tras los eventos de su antecesora, se antoja como inevitable pues todos queremos saber qué pasará (su estreno se estima, de acuerdo a Bloomberg, tan sólo en Estados Unidos en más de 280 millones de dólares), si es verdad que la mitad del universo murió y cómo es que algunos de los súper héroes regresarán, pues la Fase 4, que inicia con “Spider-Man: Lejos de casa” (quién murió), llegará en julio.

Tanta expectativa y la construcción de bases sólidas, cuidadas y estratégicamente pensadas han hecho que, mientras los filmes de DC tienen éxitos aislado, Marvel cada vez fortaleza más su universo y su marca.