• Habrá tres conceptos que la marca deberá desarrollar para regresar a trabajar: adaptabilidad, resiliencia y predicción

  • Estos principios le ayudarán a anticipar, resistir y reaccionar a los retos que puedan surgir en la nueva “normalidad”

  • Para el peor de los casos, es posible que no haya vacunas, tratamientos ni inmunidad de manada para la COVID-19

Resulta difícil encontrar una marca que no haya sufrido amargamente con la actual pandemia de COVID-19. Automotrices y aerolíneas están esperando pérdidas multimillonarias, incapaces de vender sus productos y servicios. Las firmas de marketing no solo sufren los recortes a los presupuestos, sino que también están reportando retrasos en pagos pactados. Ni siquiera el sector retail o el digital, que en teoría deben estar ganando, están en realidad en un buen lugar.

Y es que toda la economía, a lo largo de prácticamente todas las industrias productivas, está en un total estado de caos. De acuerdo con The Conversation, las circunstancias extremas de esta crisis ha hecho que los precios de algunos productos sean un total misterio a corto plazo. Quartz señala que se trata de un episodio como ningún otro en la historia de cualquier marca. Y en datos de Roland Berger, la recuperación será demasiado lenta en la mayoría de los casos.

Lo anterior no pinta un panorama positivo para muchas empresas. Es cierto que tal vez en muchos países, incluido México, aún falten semanas para poder entrar a la “normalidad”. Pero lo cierto es que toda marca necesita un plan para poder afrontar el desafío con el mayor éxito posible. En un análisis de Bain & Company, se identifican algunas de las barreras más grandes en este proceso. Y también, los pasos esenciales que que se deben tomar desde ya mismo:

Cualquier marca debe empezar a monitorear su mercado

La información es la herramienta más valiosa que tendrán las empresas para salir de la actual crisis sanitaria. Una marca que no entiende su mercado, a sus rivales y al público objetivo no podrá tampoco triunfar en su sector. Este principio siempre ha sido cierto, pero es todavía más importante ahora, con la economía en un estado de caos e incertidumbre total. Poco a poco el entorno irá quedando más claro. pero es necesario empezar a analizarlo desde ahora mismo.


Notas relacionadas


Observar cuidadosamente la oferta y la demanda

Es posible que tu marca, como muchas otras, se haya visto obligada a establecer recortes o licencias sin goce de sueldo para reducir costos. Pero una vez que la economía se reactive, será crucial volver a recuperar la fuerza laboral para hacer frente a las renovadas exigencias de los consumidores. Es importante analizar muy cuidadosamente cómo se espera que vaya a ir recuperándose el mercado. Si es así, se puede re-contratar a mucha (o muy poca) gente.

Tu marca y las medidas de salud

Resulta crucial reafirmar que cuando se reabra la economía, no significa que la pandemia haya llegado a su fin. De hecho, se espera que haya un repunte de casos, e incluso una segunda ola de enfermos, si no se toman las precauciones adecuadas. Cada marca debe dedicar tiempo a definir cómo piensa proteger a sus colaboradores en las oficinas. Lo anterior podría implicar tanto nuevas prácticas sanitarias como una reestructuración total de la logística de tu negocio.

Aspectos más allá del sanitario

Sobre la cuestión de protección, es fundamental que cada marca esté consciente que no basta con plantearse los retos logísticos y sanitarios. La protección también requerirá explorar las dimensiones éticas, jurídicas y de privacidad del regreso a la “normalidad”. En este sentido, resulta indispensable revisar los puntos sensibles de la estrategia de vuelta a las actividades con los líderes de área. Y con los asesores legales que tenga la compañía a disposición.

Liderazgo en el regreso al trabajo

Por último, lo más esencial es tratar de infundir confianza y tranquilidad entre el personal de la marca. Si bien hay muchos retos logísticos y financieros, estos pasan a segundo plano cuando se toma en cuenta la cuestión de la moral. Los colaboradores deben sentirse motivados y con ánimos para volver a las oficinas. Más importante aún, deben tener la certeza que se tomaron las medidas adecuadas para asegurar su integridad física y médica. Ésta debe ser la prioridad.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299