CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

El poder del silencio en la publicidad y el AgroMarketing

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Seré claro: no se trata de desaparecer o dejar de contactar a nuestras audiencias sino de balancear nuestra presencia considerando algunas variables para los mejores resultados.

¿Le ha pasado que, al estar en una sala de juntas, repentinamente se apaga el aire acondicionado y sobreviene una exclamación de descanso de las personas que se encuentran ahí? Este es un ejemplo muy simple del ruido que no percibimos sino hasta el momento en que desaparece y aunque suena irónico, es una buena analogía de lo que llega a ocurrir con la cantidad de información que recibimos a diario a través de medios tradicionales como la radio o la televisión, los múltiples correos electrónicos tanto profesionales como promocionales, avisos que emergen de nuestras apps favoritas y qué decir de las redes sociales. Le recomiendo que vea el cuadro que resume lo que pasa en un minuto en internet, creado por @LoriLewis y @OfficiallyChadd 

Por otro lado, las discusiones más populares en cuanto a la presencia de nuestras marcas se centran en maximizar las inversiones, tratando de tener la mayor difusión posible y obtener una gran cantidad de impactos en las audiencias seleccionadas mediante el monto más bajo posible, todo esto alineados con los objetivos pactados como el conocimiento de nuestros productos, alentar su consideración y por supuesto, cerrar con la adquisición.

Sin embargo, es relevante analizar que pudiera resultar contraproducente el exceso de contactos, más aún con la realidad que hoy vivimos en la pandemia donde de manera natural las interacciones con los clientes se trasladaron a la pantalla y parece que ha llegado el momento de una saludable pausa.

¿Pero entonces, comunicamos o no?

Seré claro: no se trata de desaparecer o dejar de contactar a nuestras audiencias sino de balancear nuestra presencia considerando algunas variables para los mejores resultados:

Bajando el volumen: Evidentemente no podemos pensar como siempre con esa fórmula del librito de las estrategias donde un evento se promueve antes, durante y después, se contacta al cliente y listo. Hoy peleamos por la preferencia de los clientes, pero, sobre todo, por su atención de una manera mucho más intensa que antes dado que competimos con incontables estímulos. 

Elegir una menor cantidad de canales de contacto, bajar la frecuencia e intensidad de los mensajes, o reducir la duración de los contenidos, pueden ser alternativas que nuestro público puede agradecer.

No al monólogo: Si la comunicación de su marca o producto no garantiza de alguna manera la participación de su audiencia en el próximo webinar, curso o lanzamiento de producto en el entorno virtual, se hará monótono, previsible y aburrido. 

No tenga miedo a incorporar dinámicas que permitan la interacción con sus clientes y pueden ser cosas tan simples como las sesiones de preguntas y respuestas, premios o incluso kits que pueden llegar físicamente a los hogares de algunos de sus invitados y vaya más allá alentando a sus usuarios a compartir sus experiencias en el uso de sus productos lo cual puede dar cierta frescura a sus eventos.

Utilizar el silencio: Hace algunos años me encontraba en medio del tráfico alrededor de las 7 p.m. y la estación de radio que venía escuchando compartió un mensaje por demás creativo: “nos permitimos regalar a nuestra audiencia 90 segundos sin ruido, para su reflexión, ¡disfrútelos!”. 

En un entorno común y corriente nadie desearíamos tomar acciones de disminución de la publicidad o de las interacciones con nuestros clientes, pero insisto en que la dinámica comercial y social de nuestros días no puede interpretarse bajo las normas de la regularidad. Piense que es temporal, menos desgastante para todos y hasta puede obtener algún ahorro.

El desafío adicional del campo: Además de los puntos que le compartí, adicione los rezagos existentes en la infraestructura de comunicación de muchas zonas del país, el perfil demográfico de los agricultores que de primera instancia podrían rechazar esta impersonal forma de contacto y que la esencia de la actividad agrícola no es estar frente a la computadora. 

Y regresemos a los básicos: los mensajes tienen que agregar valor para el cliente de tal modo que esté dispuesto a dejar de hacer lo que está haciendo por atender nuestra propuesta, además de que no podemos olvidar que somos uno de los cientos de oferentes de contenido.

Sembrando Reflexión

En temas de Marketing, comunicación o publicidad, no podemos ser tan inocentes en pensar que lo que siempre funcionaba ahora se adaptará mágicamente al peculiar entorno pandémico.

Es muy atractivo este cautiverio activo en el que estamos insertos, pero definitivamente necesitamos hacer una pausa y quizá dedicar más tiempo al diseño de estrategias cuando la normalidad se asome, porque eso va a ocurrir sin duda alguna. 

Gracias por regalarme su atención y espero me acompañe la próxima semana a celebrar mi primer año como columnista de MERCA2.0 y para ser congruente con la columna de esta ocasión, no le diré que nos vemos @soyjuanbecerril en las redes sociales ni en mi canal de YouTube HARTOcontraste. 

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados