El escándalo de Ghosn no será gratis para Renault: derrumbe de acciones

Las acciones de Renault cayeron casi un 15% en las primeras operaciones del viernes, para luego cerrar casi 7% debajo del jueves. La causa: reconoció que tendrá un muy mal año.

Renault
Bigstock
  • Renault reconoció que tendrá un mal año en ventas y ganancias

  • El escándalo con Carlos Ghosn, la fallida compra por parte de FCA y las crisis de Argentina y Turquía, entre las causas

  • Para peor, esperan un 2020 también deficitario

No fue un buen 2019 para Renault. En lo absoluto. El año comenzó con quien era el máximo CEO de la alianza que conforma con Nissan, Carlos Ghosn, detenido en Japón y continuó con un fallido intento de fusión con Fiat Chrysler Automobile.

Así, mientras el resto de las automotrices estuvieron enfocando su atención en cómo desarrollar acciones que las ayuden a contrarrestar los cambios en las tendencias de los consumidores y el nuevo escenario de viraje hacia los vehículos eléctricos, la marca francesa se dedicó a atajar los problemas, no siempre con éxito.

El jueves por la noche, después de que cerraran los mercados, Renault dio a conocer una serie de parámetros respecto de lo que serán sus ventas y ganancias para 2019. Y las novedades no fueron buenas.

Por eso no extrañó que apenas sonó la campana este viernes, los papeles de la marca gala se derrumbaran casi un 15% por las difíciles condiciones del mercado y las dudas que hay respecto de cómo podrá encarrilar su alianza con Nissan.

Renault dijo que sus ventas caerán entre un 3 y un 4 por ciento este año debido a “un entorno económico menos favorable de lo esperado y en un contexto regulatorio que requiere costos cada vez mayores”, publicó Financial Times.

La caída en la demanda y nuevas y muy estrictas normas europeas sobre emisiones (derivadas del #diselgate de VW), amenazan la rentabilidad y aumentan los costos de investigación y desarrollo.

Las acciones de Renault en baja. Investing.

“La regulación nos obliga a mejorar nuestros automóviles para cumplir con las nuevas normas de emisiones”, dijo Clotilde Delbos, directora ejecutiva interina recientemente nombrada por Renault.

Delbos reemplazó la semana pasada al derrocado “con efecto inmediato” presidente ejecutivo Thierry Bollore. Bollore fue durante mucho tiempo la mano derecha de Ghosn y esto generaba diferencias en el seno de la junta.

Bollore no se quedó callado. Horas antes, sabiendo que lo iban a destituir, dijo que se trataba de un “golpe de Estado” en una entrevista con el periódico francés Les Echos. “La brutalidad y lo inesperado de lo que está sucediendo es asombroso. Es un golpe muy preocupante”, dijo Bollore.

Las complicaciones de Renault de 2019 se podrían trasladar a 2020, y eso preocupa más. Según el analista de Evercore Arndt Ellinghorst, “lo más preocupante es que dejar 2019 en este nivel de rentabilidad nos da una perspectiva de lo que podría venir en 2020 cuando los mercados serán más difíciles y las reglas de CO2 agregarán costos significativos”, le dijo al FT.

En la presentación de las perspectivas, Delbos dejó una puerta abierta a una futura fusión con FCA. “Es tan atractiva como siempre”, dijo respecto del acuerdo que se canceló luego de que FCA retirara la oferta por las demoras de Renault en decidirse, supuestamente por trabas del gobierno francés y de la propia Nissan.

Delbos dijo que buena parte de los pronósticos malos están asentados en las bajas ventas en Turquía y Argentina, uno de los mercados más fuertes de Renault fuera de Europa.

Estos son los líderes de ventas de 2018. Statista. En millones de unidades.

El lunes 28 de mayo, Fiat Chrysler Automobile le presentó una propuesta de fusión a Renault por US$ 35.000 millones. La alianza era casi un hecho en los primeros días y se especulaba que nacería el tercer mayor fabricante de vehículos del mundo, pero fracasó.


loading...