x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Disney está cambiando el juego del cine

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Títulos que son una fuerte inversión, sin cuyo estreno los principales ingresos están detenidos, pero cuyo estreno implica un riesgo enorme ante el escenario actual y los cambios inesperados que pueden suceder de un momento a otro a causa de un rebrote.
Carlos Andrés Mendiola es un storyteller del marketing, creador de marcas, apasionado del cine y orgulloso promotor de México. Profesor investigador del Tec de Monterrey. Coordinador del movimiento Motivos para amar a México y autor de varios libros.

¿“Tenet” o “Mulán”? Ésa parece ser la pregunta.

Con una industria del cine enfrentando uno de sus peores años a causa del coronavirus, los estudios exploran alternativas que les permitan mitigar el daño luego de al menos tres meses con las salas cerradas y una fuerte resistencia del público a volver. La mayor alarma está en aquellos títulos cuyo presupuesto rebasa los 100 millones de dólares. Títulos que son una fuerte inversión, sin cuyo estreno los principales ingresos están detenidos, pero cuyo estreno implica un riesgo enorme ante el escenario actual y los cambios inesperados que pueden suceder de un momento a otro a causa de un rebrote.

Al momento, más allá del arriesgado estreno de “Trolls 2: World Tour”, que sucedió a inicios de la cuarentena, y que parece haber recuperado su presupuesto (100 millones de dólares) en video por demanda (se ha estrenado después en varias partes del mundo; a México llega esta semana), la respuesta parece estar en dos títulos, con modelos distintos de estreno, que justamente compiten en la taquilla internacional: “Tenet” y “Mulán”.

“Tenet” ha cargado desde hace meses con la consigna de regresar a la gente a las salas. Es obra de Christopher Nolan, responsable de éxito de crítica y taquilla como la trilogía de El Caballero de la Noche, “El Origen”, “Interestelar” y “Dunkerque”. El público está acostumbrado a que sus filmes sorprendan técnica y/o narrativamente. El propio nombre de Nolan se ha convertido en referencia. “Tenet” se publicitó con gran cuidado, evitando revelar más de lo adecuado. Se sabe que es más cercana a “El origen”, pero que juega con el tiempo y que es de espías.

Tiene un elenco con figuras de prestigio (Michael Caine, Keneth Branagh), pero en realidad no tiene a ningún actor taquillero (Robert Pattinson aún no tiene ese estatus y su protagonista, John David Washington, aún no es conocido por las grandes audiencias). Un factor en su contra es su duración de 2 horas con 30 minutos, lo que limita el número de veces que puede ser vista la película al día, máxime con horarios reducidos como en México. 

Tras retrasar su estreno en cuatro ocasiones, finalmente comenzó su recorrido en salas a finales de agosto (a México llegó el miércoles 16 de septiembre). La estrategia de su estreno, contrario a toda práctica, ha sido introducirla en mercados relevantes (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Rusia), incluso antes que en EE. UU. donde se exhibe de manera limitada puesto que un gran número de salas aún permanecen cerradas (35%).

La cuestión está en que “Tenet” carga con un costo de producción de 200 millones de dólares más los gastos de marketing que deben ascender a por lo menos 100 millones de dólares más. Al cierre de edición la película ha hecho poco más de 210 millones de dólares en poco más de dos semanas. La cifra no parece mala a primera vista, pero un título de estas características, con la expectativa inicial, debió recuperar en una semana. Sí, quizás la gente ha salido un poco más a verla, pero no de manera masiva como se esperaba. 

Tampoco le ayuda que la crítica no la ha tratado tan bien como a otros títulos de Nolan. El meta sitio Rotten Tomatoes refleja un 73% poco por arriba del 72% de Interestelar, pero debajo del 87% de “El origen” o el 92% de “Dunkerque”. El diagnóstico indica que es un “rompecabezas deslumbrante para que los amantes del cine descifren”, pero más de un crítico la ha calificado como difícil. La pregunta en el aire para “Tenet” y otras películas de su dimensión que podrían estrenarse después está en si la nueva normalidad implique un periodo mayor de exhibición, como sucede con los denominados sleeper hits (títulos que pierden poca audiencia semana a semana y que por ende permanecen más tiempo en cartelera). De ser así, una ventana distinta entre estrenos similares tendría que considerarse.

“Mulán”, remake en live action del clásico animado, sin estrellas de por medio, dirigida por Niki Caro (principalmente conocida por “La leyenda de las ballenas”) y con un 75% en Rotten Tomatoes (“podría haberse contado con más profundidad… pero es una actualización emocionante”), en una medida muy arriesgada de Disney se estrenó simultáneamente, para los mercados en contingencia y con Disney+, a un costo de 30 dólares (costo adicional a la suscripción), y en salas para los mercados donde aún no está la plataforma o hay salas abiertas. En la taquilla, la película ha recaudado cerca de 40 millones de dólares, más de la mitad gracias a China.

Sin embargo, según reportes de 7PackData, al menos el 50% de los suscritores de Disney+ en EE. UU. la adquirieron y esa cifra es de 15 millones, por lo que las ganancias ascienden a, por lo menos, 261 millones de dólares. “Mulán” costó también 200 millones de dólares. ¿Cuál es la diferencia? El total de “Mulán” asciende ya los 300 millones de dólares, pues esa cifra no incluye sus ingresos por ventas en Disney+ en otros países, pero, además, y aún más importante, las ventas en Disney+ no se reparten. Es decir, Disney está más próximo a recuperar su inversión que Warner Bros. También se sabe que incluso ayudó a que más personas se suscribieran.

Los resultados de “Tenet” tienen a la industria en incertidumbre, por no decir, decepcionados. Por otra parte, “Mulán” ha resultado en una sorpresa que podría determinar que un mayor número de filmes se estrenen de esa forma (ya se rumora que “Soul” de Pixar y “Black Widow” del Universo Cinematográfico de Marvel podrían seguir su camino). De ser así, la experiencia del cine cambiará por siempre. Las películas se producirían considerando nuevas condiciones de estreno.

Más aún, las salas de cine verían fuertemente afectado su poder de decisión en cualquier negociación. La última palabra, en realidad, está en el espectador y ésa no podrá saberse hasta que la pandemia esté controlada. Mientras tanto, el panorama sigue cambiando o cómo se ve en “Tenet” es en un “ir y venir” que sólo puede entenderse hasta que se ve… e incluso ni siquiera en ese momento.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados