x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

¿Qué debemos saber al momento de solicitar un crédito para iniciar un emprendimiento?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Recordemos que, debemos honrar nuestras obligaciones y cuando se trate de instituciones financieras, un crédito puede ser nuestra fortuna o nuestra desgracia si no sabemos usarlo y si no podemos pagarlo.
James Hernandez

Una de las causas más comunes por las que los bancos niegan un crédito es porque la solicitud fue mal conformada, los requisitos no se corresponden con lo que se está pidiendo o porque la persona no cuenta con la experiencia en la rama para la cual está solicitando un financiamiento, es por ello que esta semana quisiera hablar de lo que tienen en cuenta los bancos al momento de analizar una solicitud de crédito.

Lo primero que debemos tener claro es que los bancos captan dinero del público y lo destinan para inversión y/o financiamientos por lo que el dinero que nos prestan básicamente no es de ellos, debiendo entonces cumplir con una cantidad de normas que le imponen los organismos reguladores y supervisores para resguardar a los ahorristas. De allí que muchas veces pensemos que los bancos son muy estrictos o piden demasiados papeles al momento de evaluar una solicitud.

El análisis de los bancos al momento de revisar nuestras solicitudes se basa en tres aspectos principalmente. La primera es la persona o la empresa, y de ellas se hacen las siguientes preguntas, ¿tienen experiencia en lo que quieren emprender? ¿tienes historial financiero o crediticio? ¿han tenido buenas experiencias con los bancos? ¿han tenido experiencias gerenciales exitosas que hagan presumir que sabrán cómo manejar un emprendimiento? ¿sus asociados si tienen la experticia y la experiencia en negocios similares? ¿Hay buen ambiente laboral en la empresa, sus instalaciones son acordes para garantizar un buen ambiente de trabajo?,¿qué dicen sus vecinos del negocio y de su manejo? (en caso de ser un negocio ya existente). A este estudio le llamaremos Análisis Cualitativo, porque evalúan a la persona como tal, sin siquiera en este momento revisar números ni nada del negocio per sé.

La segunda fase del análisis, asumiendo que de la Cualitativa hemos salido airosos, es sobre el negocio como tal. ¿Los números que presentan hacen que el negocio sea rentable? ¿Tienen claro el tema de la materia prima o insumos con los que trabajarán? ¿Los precios de venta se comparan con los de sus principales competidores o están muy por encima? ¿Los socios tienen cómo hacer sus aportes iniciales? ¿Tienen ya cartas de intención de compra o ventas con algún cliente? ¿Tienen fuentes de ingreso para pagar las cuotas del financiamiento durante el tiempo en que tarde el negocio en comenzar a recibir ingresos de la inversión hecha con los recursos del financiamiento? A esta fase la denominaremos Cuantitativa, ya que se basa más en el análisis de los números del negocio y si los mismos hacen rentable el proyecto y por ende si pueden pagar el crédito.

La última fase es la referente a las garantías. Digamos que hemos pasado con éxito las fases más importantes del análisis y el Departamento de Riesgo del Banco en este momento se pregunta ¿Qué pasa si no pagan el financiamiento? ¿Cómo hace el banco para recuperar el dinero? (que recordemos que no es de él) Es aquí cuando nos piden garantías, las cuales varían de banco en banco, pero que generalmente son mínimo del 1:1,5 del monto del crédito, es decir que por cada 100 que recibimos debemos dar algo en garantía que valga 150, para que así pueda cobrar el monto del crédito, más los intereses devengados y no pagados, más lo intereses moratorios y, por último, todos los gastos que genere la cobranza, entre ellos gastos de abogados.

Si hemos pasado todas estas fases y cumplimos con los requerimientos de las instituciones financieras, seremos los afortunados beneficiarios de un crédito cuyos fondos inyectaremos a nuestro emprendimiento para hacerlo crecer.

Siempre recomiendo dos cosas, la primera es que si no manejan bien los temas contables, financieros y bancarios, es bueno que se hagan asesorar por alguien que sí los maneje, porque muchas veces nuestros contadores o administradores cometen errores insalvables a los ojos del análisis de una institución financiera, y lo segundo es que no soliciten un crédito si no tienen muy claro en qué lo van a invertir, y de recibirlo que tengan la suficiente constancia para emplearlo en aquello para lo cual lo solicitaron, ya que es frecuente cuando hago análisis de emprendimientos y empresas, que tomen los fondos de un crédito y los desvían para pagar o gastar en otras cosas que no fueron las iniciales y por ello no pueden producir luego los ingresos para pagar el financiamiento.

Recordemos que, debemos honrar nuestras obligaciones y cuando se trate de instituciones financieras, un crédito puede ser nuestra fortuna o nuestra desgracia si no sabemos usarlo y si no podemos pagarlo.

Visita el canal de YouTube de James Hernández.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados