• La llegada de esta figura llamada influencers cambiaron la narrativa de las marcas a la hora de anunciarse.

  • Según un estudio de Nielsen la publicidad por parte de instagramers obtiene mejor impacto que la televisión.

  • El marketing de influencias es 60 por ciento más efectivo en el momento cambiar la percepción de la audiencia.

 

La llegada de los influencers cambió la narrativa de las marcas a la hora de anunciarse. Lo que empezó como una afición para mostrar tutoriales y rutinas de belleza terminó por ser una fuente de múltiples ingresos. Las redes sociales se terminaron por convertir en las principales vitrinas para las marcas.

Hoy en día en las redes sociales hay un enorme negocio para las empresas, éstas no solo han lanzado a la fama a los influencers sino que también genera buenas sumas de dinero. Según un estudio de Nielsen la publicidad por parte de instagramers obtiene mejor impacto que la televisión. El marketing de influencias es 60 por ciento más efectivo en el momento cambiar la percepción de la audiencia.

Pero ¿qué pasa cuando estos se equivocan? Ahora los usuarios de instagram y otras redes sociales se han dado cuenta de que los influencers trabajan sobre publicidad, y la plataforma ha dejado ser una comunicación directa donde el influencer habla por convicción sobre las marcas. Ahora los usuarios piden mucha más veracidad y como consecuencia los influencers deben tomarse con cautela cada promoción.

También puedes leer:

Grandes errores de los influencers

La publicidad encubierta es uno de los grandes problemas en el marketing de influencia. Un ejemplo fue lo que ocurrió en España, a inicio de año, cuando un organismo de autocontrol sancionó a Paulina Eriksson, influencer con casi 52 mil seguidores, por subir fotos en las que posó con auriculares inalámbricos en las orejas.

El post fue acompañado con un texto que decía “no molestar cuando estoy escuchando música”, un mensaje tan genérico como para disimular que se trataba de una publicación pagada.

En el momento la influencer no detalló que se trataba de un anuncio, no usó los hashtag #ad, que indican que el procedimiento del post es patrocinado. Como consecuencia el Jurado de la Publicidad de Autocontrol le hizo llegar una amonestación por dictaminar el post como un publicidad engañosa.

Recientemente Marta Pombo cometió un terrible error, Pombo promocionó una marca de productos saludables y tras concluir la promoción, la influencer decidió publicar una historia privada, solo para sus amigos más íntimos. En la historia para sus contactos más personales hizo explícito su aversión a la marca, comentó que el producto que anunció le pareció malo porque “sabía a dieta”. El problema fue que la influencer no publicó la historia en la categoría sino que la publicó de manera abierta para todos sus seguidores.

El despiste llegó hasta la marca la cual inmediatamente terminó su colaboración con la influencer. En un comunicado hizo explícito la conclusión de su relación: “Todos nuestros colaboradores los escogemos por su afinidad a nuestra marca, además pueden escoger los productos que les gustan y que habitualmente consumen para promocionarlos. Igualmente, entendemos que hay gente a la que pueden no gustarles. Por ello, hemos tomado las medidas adecuadas. En el futuro prestaremos más atención para que este tipo de cosas no vuelvan a ocurrir”.

Otra influencer fue la española LoveYoli, quien fue acusada de revender ropa. La influencer anunció la salida al mercado de su línea de ropa, sin detallar que las prendas era compradas mediante el ecommerce chino, Love Yoli subía los precios de los objetos vendidos y así sacaba provecho de las ventas. Las explicaciones no fueron suficientes y solo quedó expuesta ante los usuarios.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299