Por qué las marcas están inclinándose por los micro influencers

Entre los dos grandes tipos de influencers, los macro y los micro, las empresas podrían obtener mejores beneficios aliándose con éstos últimos

A medida que el marketing de influencia se ha vuelto más convencional, muchos especialistas en marketing se están inclinando por seleccionar figuras de Internet, qué si bien cuentan con un número menor de seguidores, estos definitivamente son más dedicados y efectivos para llegar a nuevas audiencias en las redes sociales.

A este segmento se le denomina el micro influencer (MI), al que se le define como alguien que tiene una audiencia dentro del rango de entre dos mil  y hasta 100 mil seguidores en un canal de redes sociales en particular, y que generalmente su contenido está enfocado por una pasión, un tema o un nicho de mercado.

Una importante característica que está llamando la atención de los MI, es que sus seguidores son fácilmente verificables, es decir, que son reales y que si interactúan. Eso se debe a que sus seguidores confían en su criterio, lo cual les otorga una gran capacidad para convencer, para tener una respuesta rápida y efectiva.

El marketing de influencia es un canal relativamente nuevo, y las organizaciones que no están preparadas para la costosa prueba-error (un post puede llegar a costar en promedio 30 mil pesos) están buscando más información antes de decidir participar.

Una encuesta de Uproar PR encontró que el 71 por ciento de los consumidores prefieren los MI, y dos tercios de ellos afirman que realizaron compras en función de sus publicaciones, siendo el motivo el principal motivo que los alentó los intereses compartidos.

Sin embargo, identificar el influencer correcto no es tan fácil, dado que el consumidor promedio sigue por lo menos a 10 de estas personalidades. La encuesta informó que aproximadamente el 35 por ciento de los consumidores siguen a menos de cinco influencers, y otro 30 por ciento entre cinco y 10.

Por ello hay que iniciar verificando la autenticidad del MI, pues es muy valorada por los consumidores, ya que le permite a la mayoría descubrir nuevos productos gracias a que responden precisamente al interés compartido. Y tiene todo el sentido, el MI ataca a un nicho, es un especialista, un conocedor, su influencia llega a tener tal empatía con sus seguidores, que incluso puede convertirse en un influencer de culto.

Las personas tienden a confiar mucho más en aquellos MI que son auténticos y tienen un enfoque orgánico para la promoción. El tomar una posición muy agresiva en la exposición de un producto o de una marca, la mayoría de las veces, desanima o aleja a los seguidores. Esto incluso podría generar efectos adversos hacia la marca.

Pero ¿cuál es el MI ideal para su marca? Se dice que precisamente la parte más difícil del proceso es encontrarlo. Pero de acuerdo a los expertos, el mejor camino para descubrir al MI más adecuado para sus propósitos de marketing, está atendiendo los siguientes pasos.

Lo primero que tiene que hacer es definir perfectamente su nicho, con el mayor detalle posible, definiendo los temas que le gustaría que se tocaran.

El número de seguidores de un MI definitivamente tiene algo que ver, pero es mucho más relevante analizar la cantidad de engagement que reciben, verificar la frecuencia con que los seguidores interactúan y la propia respuesta del influencer. Cuanto más se involucren y cuanto más genuino sea el compromiso, resulta mejor. Este es uno de los grandes beneficios del uso de un MI, ya que, al no contar con tantos seguidores, pueden darse el lujo de interactuar más con ellos.

Otro tema que hay que conocer es el tipo de enlaces, herramientas, aplicaciones, etcétera que comparten con sus audiencias. Cuanto más comprenda qué tipos de contenido les gusta, mejor podrá crear contenido que desearían compartir y, por lo tanto, aumentarán las posibilidades de distribuir su propio contenido.

La maravilla de un MI con una base de fanáticos activos es que la atención está ahí, y lo más importante, la confianza. Queremos encontrar personas influyentes que se alineen con la audiencia de interés, pero que también sean auténticas ante los productos y recomendaciones que hacen. Eso les permite contar historias de una manera que quizá ni siquiera hubiera pensado.

Los MI pueden ser una herramienta de promoción altamente efectiva, siempre y cuando compartan una audiencia similar y se comprometan activamente con sus seguidores a diario, pueden llegar ser tan útiles, incluso como un macro-influencer.