Cuando nos enfocamos en nuestros sueños ¿pasamos por alto a los que amamos?

Internacional. Tal parece que para los creativos asiáticos, el recurso sentimental es uno de los más efectivos a la hora de armar sus campañas publicitarias. Poderosas historias familiares, de amor, reencuentros y amistad que -bien aplicadas- retan al espectador a contener el llanto al sentirse plenamente identificados.

Más notas relacionadas:
La vida triste de un payaso en un emotivo video publicitario que te invita a no rendirte
La campaña más triste del año
Twitter sabe cuando estarás feliz o triste, llegarás tarde al trabajo o tendrás resaca

En esta ocasión, la marca Thai bank KBank creó un spot en el que presentan una simple pregunta: ¿qué tanto descuidamos a nuestros seres amados en la búsqueda insaciable de nuestros deseos?

Creado por el equipo de McCann Tailandia, el comercial muestra la historia de una mujer que persigue el sueño de ser bailarina, sin embargo se da cuenta que nada de eso habría sido posible sin la ayuda de una persona sumamente importante.

A continuación el video:

Esta campaña nos recuerda a la realizada por la asociación Bernas de alimentación en el año 2012, quienes lograron conectar un éxito con su poderosa historia de una reunión familiar, específicamente la relación entre un padre y su desobediente hijo.

En este sentido, el máximo ejemplo de campaña emotiva viral lo dio P&G con su comercial “Gracias Mamá”, en donde observamos que -en efecto- la familia siempre nos dará el impulso necesario para lograr nuestros objetivos.