¿Crisis de salud en México? Cae 30 por ciento consumo de frutas y verduras

El reemplazo de mercados por plazas y centros comerciales derivó en un desplome en el consumo de frutas y verduras en los últimos 30 años

Imagen de Bigstock
  • El consumo de frutas y verduras bajó 30 por ciento en los últimos 30 años

  • El consumo del frijol se ha desplomado un 50 por ciento en el país

  • Uno de los principales problemas es la sustitución de mercados por centros comerciales

A pesar de que en Europa y en Estados Unidos la tendencia healthy continúa con su paso ascendente, tanto así que provocó que Coca-Cola rediseñara su estrategia de refrescos carbonatados para buscar productos con menos azúcar y más saludables, en México existe un serio problema y es que 72 de cada 100 jóvenes tiene sobrepeso u obesidad.

Desde Infobae se indica que entre los adolescentes se trata de 4 de cada 10, al tiempo que desde hace un par de años, en algunas ciudades del país se han presentado casos de niños en primaria y secundaria con problemas de hipertensión.

Según el medio, existen una serie de factores que han provocado el aumento de sobrepeso y obesidad en la población, entre ellos el consumo de frutas y verduras, mismo que se ha desplomado 30 por ciento durante los últimos 30 años. Sobre este asunto, la especialista en Ciencias de la Salud por la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, Elsy García, en declaraciones a Infobae sostuvo que los antiguos mercados han sido sustituidos por plazas y tiendas de autoservicio.

“Antes, los mercados tradicionales tenían muchos alimentos sin grasa, las botanas eran jícamas, pepinos y zanahorias; ahora presumimos la deshonra de ser el mayor consumidor de refrescos y sopas instantáneas del orbe”, comentó la especialista.

Mal ejemplo desde casa.

Durante 2014, un estudio realizado por Kantar World Panel indicaba que en aquel entonces, el 32 por ciento de los hogares mexicanos el ama de casa presentaba obesidad al tiempo que el jefe de familia también lo padecía en el 52 por ciento de los casos.

Mientras tanto, en lo que se refiere al consumo de bebidas azucaradas, las amas de casa con obesidad gastaban 14 por ciento más que el promedio, en tanto, las mujeres delgadas gastaban 9.4 por ciento menos en estos productos.

A su vez, en los hogares con mujeres con obesidad también se gastaba un 3.1 por ciento más que en los que la ama de casa padecían sobrepeso.

En el año de referencia, los hogares con amas de casa delgadas disminuyeron el consumo de refrescos en 15 litros y compraron 18 litros más de agua embotellada.

Alimentos básicos.

Otro aspecto negativo es que el consumo del frijol cayó un 50 por ciento en el territorio nacional; ante esta reducción en el consumo de comida tradicional, se recomendó la disminución en las carnes rojas para sustituirlo con la combinación de cereales y leguminosas.

En tanto, el problema se incrementa cuando los jóvenes entre 12 y 19 años llevan una alimentación poco equilibrada aunada a una baja actividad física; son cautivos de la comida rápida, del azúcar y los postres, que estimulan el apetito y provocan el aumento de porciones.

Asimismo el alto porcentaje de personas jóvenes que consumen alcohol combinado con refresco, contribuye al sobrepeso así como la obesidad.

Si bien el gobierno actual ha informado que la publicidad alrededor de este tipo de productos será limitada o eliminada, no se trata solo de los esfuerzos de la autoridad en este tipo de restricciones sino de una planificación mayor en la que se deberá incluir una estrategia de prevención a enfermedades del corazón o de la diabetes.

Por lo que también las marcas tratarán de enfocar sus mensajes a la realización de la actividad física así como de una alimentación más balanceada.