¿Crees que el sexo y la violencia venden? Este estudio dice lo contrario

Sensual woman in underwear with young lover passionate couple foreplay closeup black and white selective coloring

Estados Unidos.- Según un estudio publicado en Psychological Bulletin, el mito acerca de que el sexo y la violencia son factores que pueden aumentar las ventas fácilmente, es una mentira, dado que la mayoría de las personas no recuerdan los productos que son anunciados bajo este esquema, y recuerdan en mayor medida el sexo y la violencia en bruto, sin el mensaje de marketing original.

Notas relacionadas:
4 beneficios laborales por tener sexo de manera constante
El León de Latex: Una pareja tiene sexo en la alfombra roja de Cannes Lions
3 spots publicitarios enfocados al amor entre personas del mismo sexo

El mito de que el sexo y la violencia son elementos que utilizados en una campaña pueden generar un éxito fácil y seguro es uno de los más viejos y arraigados en la industria. La parte de verdad que hay en el tema, es que al registrar elementos que comuniquen mensajes de violencia o de índole sexual, la atención de las personas puede ser atraída eficientemente, no obstante, de acuerdo con Brad Bushman, autor del estudio y catedrático de la Universidad Estatal de Ohio, esta atención difícilmente se traducirá en ventas, ya que los temas antes mencionados generan alerta debido a nuestro sentido de supervivencia, pero no logran un impacto profundo en las personas.

Parte del argumento del catedrático es que el cerebro no presta atención al mensaje profundo que quiere ser transmitido al consumidor, ya que el mensaje del sexo y/o la violencia se sobrepone al del producto, por lo que no genera un impacto real en la audiencia. Siendo las mujeres quienes mejor responden ante publicidad provocadora, mientras que los hombres suelen distraerse fácilmente con la idea del sexo o la violencia y no prestan atención al producto.

Las conclusiones de Bushman al respecto son que los consumidores registrarán de mejor manera un producto que se muestra en un ambiente alejado de la temática del sexo y la violencia.