Durante las últimas semanas, el coronavirus se ha convertido en tema de gran importancia dentro de la agenda mediática a nivel mundial.

La que ya ha sido catalogada como una epidemia en algunos países chinos, ha prendido todas las alertas internacionales de salud ante el potencial alcance que puede tomar este problema que ya ha cobrado la vida de más 17 personas y que suma casi medio millar de contagios.

El impacto económico

Si bien la gran preocupación ahora se enfoca en temas de salud, lo cierto es que este virus podría impactar de manera importante non sólo a la economía china, sino también a la del mundo entero.

Diversos analistas han alertado sobre estas posibilidades considerando estudios previos sobre los efectos que este tipo de fenómenos relacionados con la salud de la población pueden tener en términos económicos.

Durante 2017, un artículo publicado por loa economistas Victoria Fan, Dean Jamison y Lawrence Summers, calculaba que pérdidas anuales por 500 mil millones de dólares en casos de pandemia, lo que representaba el 0.6 por ciento de los ingresos a nivel mundial.

En esta misma línea, un estado más reciente entregado por la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina (Estados Unidos), afirmaba que en el siglo XXI, las enfermedades relacionadas con pandemias costarían a la economía global 6 mil millones de dólares. 

Ahora, frente al coronavirus, un reporte de UBS y Nomura indican que de no contenerse el nuevo virus la frágil estabilización económica en China estaría en riesgo, situación que de apuntar a números negativos impactaría en la economía global.

Tomando como referencia lo ocurrido en 2003 con el brote de SARS, los analistas esperan “una mayor presión a la baja sobre el crecimiento de China, particularmente en el sector de servicios”, lo que representaría a escala global una caída en el crecimiento si consideramos que desde el brote del SARS, el país asiático a duplicado su peso en la economía global: se estima que este mercado representa una quinta parte de la economía global, según el Fondo Monetario Internacional.

Huawei cancela y Google busca contagios

Un ejemplo claro del freno en la actividad económica que supone este virus es Huawei, firma que mendicante un comunicado de prensa anunció que, ante las recomendaciones de las autoridades y la problemática de salud que enfrentan -con mayor fuerza- algunas ciudades en China, pospondría su conferencia de desarrolladores que se realizaría el próximo 11 y 12 de febrero en Shenzhen, China.

El anuncio del fabricante de smartphones responde a lo que las autoridades chinas de la ciudad de Wuhan (región en donde se originó el virus) y las ciudades aledañas han denominado como una cuarentena sin precedentes que afecta a cerca de 25 millones de personas y que ha limitado el transporte de pasajeros y viajeros para evitar más contagios.

La decisión tomada por Huawei es una muestra de como las marcas buscan sumarse para contener este problema de salud que podría expandirse a nivel mundial, a la cual se suma un esfuerzo ejecutado por Google, compañía que ha puesto disposición de los usuarios un mapa interactivo que presenta en tiempo real la situación de contagios y posibles casos de coronavirus a nivel mundial por zona geográfica.

El material interactivo, además de ubicar en un mapa los casos de contagio confirmados, ofrece una sección denominada como “sospechoso” en donde entrega detalles de la alerta, el lugar y el estatus de la investigación al respecto.

Este material será de gran utilidad para mantenerse al tanto de la evolución del virus y su posible propagación a otras partes del mundo.

Aunque autoridades mundiales trabajan por contener el virus y su contagio, lo cierto es que en diversas partes del mundo comienzan a escucharse alertas sobre posibles contagios, por lo que será vital mantenerse al tanto sobre el rumbo que este virus tomará tanto en temas de salud como en el caminar económico de China y el mundo.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.