Cómo ser un emprendedor “Doer” en una máxima y 3 únicos pasos

En los más de 15 años que llevo emprendiendo (con éxitos, fracasos, sueños y falta de rumbo) se me pierden de vista las innumerables veces que he estado en reuniones con gente que me han invitado a formar parte de su sueño, de ese “negocio millonario”. A esas veces, además, debo sumarle las listas y listas de ideas de negocio que he visto, identificado o que simplemente se me han ocurrido a mi solita (montones). Si nos pagaran por ese tiempo invertido + ítems de esas listas, no necesitaríamos tener más negocios. ¡Ya seríamos millonarios!

A veces pienso que el deporte nacional -no importa en qué país de Latinoamérica vivas- es el de soñar y pensar en la próxima idea que te convertirá en millonario. Buen deporte porque finalmente es la raíz e inicio de todo emprendimiento. ¡Piénsalo y lo lograrás! Es más, la película de “El Secreto” basada en la Ley de Atracción, se hizo increíblemente famosa por esa necesidad que tenemos intrínseca de lograr nuestros sueños. El detalle fue (y es) que no basta sólo con soñarlo, que hay que trabajarlo. Quizá a esa peli le falte la segunda parte, “El Secreto de cómo mover(se) el trasero para lograr tus sueños”. ¡¡Sería igualmente un hit!!

Y pues, así como les pasa a muchos de ustedes, yo todos los días busco la mejor manera y más efectiva de lograr esos sueños y aterrizarlos. Después de haber leído una buena cantidad de libros al respecto, lo primero que les compartiría sería esta máxima:

“Muévete” (Punto)

Ahora bien, para no ser tan drástica y melodramática, podría comentarles adicionalmente 3 pasos que me están funcionando por ser simples, sencillos, concretos y metodológicos (algo indispensable para mi cerebro cuadrado).

Aquí les van:

1.- Enfócate. De esas diez mil quinientas ideas, empieza con seleccionar al menos 3 por año. Agarra esas listas y empieza a catalogar, dándole más importancia a las que cumplan las características de ser:

  • Viables a corto o mediano plazo
  • Las que dependan al 80% de ti (en capacidad, presupuesto, tiempo)
  • Las que más te entusiasmen (pasión)
  • Las que tengan altas posibilidades de retribución (en dinero o satisfacción profesional)
  • Las que tengan ya al menos, el 50% de los elementos listos para empezar
  • Las que sean identificadas por gente cercana (coméntalas) como realistas, buena idea, suena lógico, no suena mal, etc.
  • Las que representen menos riesgos de inversión (sobre todo si eres novato en hacer negocios)

2.- Elimina la mediocridad. Todos tenemos rasgos de una mente mediocre. La palabra suena un poco ofensiva, lo sé, pero lo suficiente fuerte para detenernos a pensarlo y teniendo suerte, incluso podría lograr con ella reacciones y cambios!. Entonces, lo que debemos eliminar de tajo, sin discusión y de inmediato para poder colocar nuestra idea a funcionar es:

  • Quedarte en la zona de confort (muévete)
  • Empezar a dar las miles de excusas justificando porque no empiezas o porque no continúas.
  • Culpar a otros: personas, país, economía, clima y hasta al perro
  • No tener “ganas” de empezar o continuar (falta de disciplina)
  • Exigirse poco (apunta alto)
  • Soñar, soñar y quedarse soñando (elimina los miedos).

3.- Mejor hecho, que perfecto. Una vez logres los 2 pasos anteriores que van más de actitud y organización, que de la idea en sí, entonces es cuando vas a “sentarte” para empezarla a hacer. ¡Tomar acción con los elementos que tengas, de una vez! Lo que logres será tu primer producto terminado (MVP Mínimo producto Viable) no será perfecto, pero al menos no será parte de esas listas que leerás cuando tengas 80 años y te la pases arrepintiéndote de lo que ya no tendrás: Tiempo.

¿Así de facilito? ¡No, no tanto!
Como coach de negocios autodidacta y por experiencia, no puedo evidentemente decir que no te hará falta varios elementos para que la idea sea un éxito; habrá que aplicarle el Lean Canvas, metodología de investigación con small data, benchmarking, thinking design y muchas otras herramientas más, PEEERO… vamos por partes y empecemos con algo. Si de esas 3 ideas tomas la más factible según las características nombradas en el paso 1, seguramente saldrá una (o media) que puedas desarrollar con éxito.

Comenzar es lo más complicado, una vez andando …. la carga se empareja en el camino.

¡Gracias por Leerme!

¿Conectamos?

Twitter: @chris_suta

LinkedIn: Christine Suta