Cómo implantar tu estrategia de Responsabilidad Social en una PYME

En contra de lo que parece, dicen los expertos que existe un elevado número de pymes que tienen incorporada la responsabilidad social empresarial (RSE). en su modelo de negocio La diferencia con respecto a las grandes compañías en este sentido es que sus iniciativas tienen menos visibilidad y que, incluso en algunos casos, es posible que ni las propias empresas sean conscientes de que actúan de forma responsable.

Según datos de Forética, la asociación de empresas y profesionales de la responsabilidad social empresarial y sostenibilidad líder en España y Latinoamérica, que tiene como misión fomentar la integración de los aspectos sociales, ambientales y de buen gobierno en la estrategia y gestión de empresas y organizaciones asociación de empresas y profesionales de la RSE, más del 80% de la demanda para obtener la certificación de la SGE 21 (relativa a la gestión ética) corresponde a pequeños y medianos negocios.

Para realizar una buena gestión de la responsabilidad social es importante definir previamente unos objetivos, así como comprobar periódicamente si se están cumpliendo para ver si la estrategia definida por la empresa está surtiendo el efecto deseado.

He aquí algunos consejos para desarrollar un modelo de RSE en una PYME:

– La implantación de un código ético y de valores puede convertirse en el primer paso para desarrollar una estrategia de RSE. En muchos casos, las pymes ya cuentan con una serie de reglas no escritas que componen su código, aunque no sean conscientes de ello. Es importante que todos los miembros de la organización conozcan dichos valores y los apliquen en el desempeño de sus tareas.

-Este tipo de empresas debe tener en cuenta las diferencias que les separan de las grandes compañías y, por tanto, de la necesidad de adaptar los planes y medidas a su tamaño. El cuaderno de Forética, Las 30 Reglas de Oro de la RSE para la PYME, recuerda que estas deben centrarse más en las ventajas competitivas que puede aportar esta forma de gestión, que en aspectos como la reputación (principal acicate para muchas grandes empresas).

-Es importante que la pyme conozca las diferentes facetas en las que puede actuar de forma responsable. Los expertos recuerdan que este concepto va mucho más allá de las colaboraciones solidarias con alguna ONG. Desde la selección de proveedores hasta el uso de materiales sostenibles, son muchas las áreas del negocio que pueden colaborar con la RSE. Un concepto que debe ser transversal y abarcar a toda la organización (y no limitarse a un departamento específico).

-La medición de los resultados permite a la empresa no solo mejorar progresivamente su estrategia, sino también comunicar sus actividades en esta materia. Como ya hemos mencionado, este no debe ser el fin último de la implantación de la responsabilidad social, pero es cierto que ayuda a crear marca y puede convencer a muchos consumidores, que son cada vez más exigentes con las organizaciones.

Compartir
Artículo anteriorEl marketing y los negocios del soccer en México
Artículo siguienteSitio del día: Una app para agregar doblaje a tus videos
Licenciado en Periodismo y Comunicación Colectiva por la UNAM y Maestro en Relaciones Públicas por el CADEC, Es socio fundador y Vicepresidente Ejecutivo en AB Estudio de Comunicación y profesor del Máster en Comunicación Digital que imparten el CADEC y la Universidad de Cantabria. Distinguido como Maestro Emérito. Es autor y coautor de libros sobre relaciones públicas. Fue electo “El Publirrelacionista del Año 2013”, reconocimiento al que convoca la Asociación Mexicana de Profesionales de Relaciones Públicas (PRO-RP)