Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Comiendo con los ojos

Ésta es una de las definiciones que más me gusta de “Arte”: (según el Diccionario de la Lengua Española) Manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado, con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.

Ésta es una de las definiciones que más me gusta de “Arte”: (según el Diccionario de la Lengua Española) Manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado, con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.
Si de algo estoy muy convencido es que ¡la publicidad es arte!
Esto es algo que se ha visto desde los orígenes de dicha disciplina con la aparición de diferentes artistas que lo han demostrado haciendo su particular aportación a la misma.

Grandes artistas como Henri Toulouse Lautrec, Jules Chéret, Andy Warhol y Roy Lichteinstein; tendencias artísticas como la Bauhaus en su momento y otros movimientos de vanguardia, han dado la pauta para que muchos publicistas, creativos, fotógrafos, ilustradores, diseñadores y escritores,  hayan hecho verdaderas obras de arte en la publicidad que permanecerán en el tiempo amén de tener fines comerciales.Genialidades artísticas como la que en su momento, se vió plasmada en un comercial emitido una sola vez: el lanzamiento de las computadoras Macintosh en 1994. El artista: Ridley Scott.

Un representante digno de mención, que hace unos días me ha dejado literalmente con la boca abierta, es la campaña de “Carte Noir”. El discurso audiovisual que maneja nos lleva paso a paso a la elaboración de un “simple” postre que acaba siendo una obra de arte rematada con una espectacular conclusión.
Carte Noir muestra el gran trabajo creativo y de producción de la agencia Proximity BBDO de Paris, la productora francesa Le Potager y sus directores Roulier y Lhome.

De una manera sensual, atractiva e hipnótica, se nos muestran diversas recetas de postres, sin que éstas sean explicadas paso a paso, sin cantidades ni tiempos; dejando clara su compleja elaboración y el ingrediente especial a publicitar que es el mismísimo “Café Noir”.

Esta campaña me parece “Arte Audiovisual” en estado puro.
Los anuncios pertenecientes a esta campaña demuestran que se puede hacer algo de calidad, artístico, sugerente, fino y memorable sin menospreciar al público. Y que, aunque éste sea un producto muy específico dirigido a cierto sector de la población que tiene el poder adquisitivo para comprar este tipo de cafetera o comer esa clase de postres , el espectador en general merece recibir publicidad de calidad, sin importar el tipo de producto o servicio y sin importar al segmento al que pretendemos comunicar.
Les dejo estos spots en sus versiones Rouge, Rose, Jaune y Vert, que prácticamente me los comí con los ojos. Si sienten lo mismo que yo, ¡buen provecho!

 

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados