redes sociales

Hoy se soluciona una tragedia solo con los dedos

Si tan sólo no los malgastáramos enviando fotos y subiendo insignificancias a la red.

Tinder: 15 consejos desde la perspectiva femenina

Me quejo y refunfuño, pero al final termino metida en las redes y en los perfiles, aunque no tanto como una usuaria más, sino...

3 ejemplos de publicidad creada con cuentos

Esta vez los cuentos son el centro de atención de estas letras.

Dime dónde estás y te diré…

Por Camila González @camilaglz Si uno canta en un parque no es lo mismo que si lo hace en la ducha, en la calle, en el...

Hoy todo pasa a través de Facebook: alarma por noticias falsas

Además de falsas noticias, ahí también podemos encontrar otras tantas cosas que poco o nada aportan a nuestra vida.

Por fin Barbie no se peina y tiene celulitis

La Barbie que les cuento se suma a otras iniciativas de muñecas como Kammily, que tiene proporciones realistas o las Queens of Africa, muñecas morenas, con peinados afro y ropas étnicas.

Emoticones: piedras en el camino de las relaciones

Los emoticones son maneras inmediatas de responder en un chat por meramente salir del paso.

Cuando el mercado es la conciencia colectiva

Los tiempos apuntan cada día más a mirarnos en conjunto y a tomar decisiones que trasciendan nuestros caprichos individuales.

¡No más chat, a besarnos!

Cuánto me ha puesto a reflexionar la reciente discusión sobre #fatisnotafeeling, en la que el grupo Endangered Bodies juntó cerca de 15 mil firmas para que Facebook quitara los estatus emocionales de “I feel fat” y “I feel ugly” de su Función de Sentimientos. ¿La razón? Pues obviamente que estar gordo o feo no son sentires y banalizar así estos conceptos, además de situarlos como “sentimientos” o “sensaciones”, puede derivar en problemas de auto estima, discriminación e intolerancia.

10 apps por la no violencia contra la mujer

Es interesante cómo ahora inventan aplicaciones que nos ayudan a resolver la vida. Las hay para tantos fines como queramos imaginar y en nuestro teléfono podemos almacenar un sinnúmero de herramientas que nos miden, explican, anuncian, controlan, motivan, cuidan, etc. Bueno, pues ahora me encontré con que están desarrollando apps para evitar la violencia de género, sí, la violencia machista contra la mujer, esa que nos hace saber que estamos en la edad media aún en términos de equidad y de respeto.