Tinder: 15 consejos desde la perspectiva femenina

Me quejo y refunfuño, pero al final termino metida en las redes y en los perfiles, aunque no tanto como una usuaria más, sino...

3 ejemplos de publicidad creada con cuentos

Esta vez los cuentos son el centro de atención de estas letras.

10 apps por la no violencia contra la mujer

Es interesante cómo ahora inventan aplicaciones que nos ayudan a resolver la vida. Las hay para tantos fines como queramos imaginar y en nuestro teléfono podemos almacenar un sinnúmero de herramientas que nos miden, explican, anuncian, controlan, motivan, cuidan, etc. Bueno, pues ahora me encontré con que están desarrollando apps para evitar la violencia de género, sí, la violencia machista contra la mujer, esa que nos hace saber que estamos en la edad media aún en términos de equidad y de respeto.

Hoy todo pasa a través de Facebook: alarma por noticias falsas

Además de falsas noticias, ahí también podemos encontrar otras tantas cosas que poco o nada aportan a nuestra vida.

Publicidad de cigarros: el disfrute vital

Siempre me ha sorprendido cómo las leyes del mercado, y muchas normas en general, corren a su antojo los límites del concepto de bien y mal, de moralidad e inmoralidad. Son los casos de la legalidad del cigarrillo y el alcohol, en su época mafias y batallas con todo el tinte del narco de hoy, con sus muy guardadas proporciones

Las nuevas semántica y semiótica digitales

Que su respuesta fue seria, que quizás no le gustó lo que se le dijo, que contestó como enojada, que no sé por qué me responde así, que con esa ortografía ya no quiero con él… En fin, ahora que nos comunicamos más por chat que cara a cara, lo cierto es que estamos hechos bolas con el modo como leemos y entendemos (sí es que entendemos) muchos de los chats. Se han establecido, tácitamente y para algunos, ciertos códigos y ya nos los apropiamos de tal manera que, seguro, interpretamos mal al otro y el otro a nosotros.

Somos un producto con precio para Facebook

Mientras media humanidad, actuando como robots, abrió sus perfiles en Papá Facebook para comunicarse con los demás -casi únicamente a través de esta vía- y para hacerle saber al resto lo felices que son, siempre se ha sabido que la red social se lucra con nosotros. Claro, Papá Facebook es la caja de pandora de la mercadotecnia más grande y próspera del mundo. Sin mover un dedo, millones estamos inscritos en sus filas, abriendo nuestras vidas privadas, me refiero incluso a que develamos quiénes somos, qué nos gusta y qué no, qué pensamos, etc.

Google sabe todo de usted, más que usted mismo

Tengo la sensación de que nos creemos más libres que nunca en esta era digital, o mejor, ahora que la mayoría de los ámbitos de nuestras vidas se mueven en la “digitalidad”. Actuamos como si sólo nosotros y nuestras pequeñas pantallas supiéramos quienes somos, con quién chateamos, qué fotos enviamos, qué nos interesa e inquieta. Como si las pequeñas pantallas, extensión de nuestros dedos, ya fueran parte de nuestra piel.