Por una belleza natural: ¡vivan las marcas con causa!

¡Que las marcas sigan hablando y definiendo sus posturas y que los consumidores tengamos cada vez mejor diálogo con aquellas que elegimos!

Los consumidores conscientes, activos y responsables sin duda nos dejamos seducir por los discursos en pro de causas que nos muevan las vísceras. Y cuando dichos discursos están impregnados en las marcas que compramos, más nos inclinan hacia ellas. Cada vez deben quedar más lejos aquellas épocas en las que se compraba como un simple y frío trueque de dinero por un producto.

En esta vida ´digitalizada´ en que la extensión de nuestros dedos es un teclado, las organizaciones cada vez toman más posturas sobre temas clave y se establecen los códigos de una producción responsable, pero también de un consumo responsable.

Una tienda de ropa en Nueva York tiene una vitrina muy particular. Sus maniquíes femeninos en ropa interior tienen vello púbico. Sí, representan a chicas que no se depilan. Toda una sensación para los transeúntes. Sin duda plantean un discurso inusual y, para algunos, quizás polémico. Generan todo tipo de reacciones: algunos no pueden parar de reír, otros se desconciertan, hay quienes de inmediato sienten la necesidad de tomarles fotos a esas ´chicas impúdicas´ que rompen con lo establecido.

Marcas como esa quieren romper estereotipos y esa termina siendo su más efectiva estrategia de marketing. En el caso de esta marca en particular, son tres sus causas transversales o posturas: fabricación ética, es decir que se podría acceder a sus fábricas y ver cómo la gente elabora las prendas. Así de transparente porque quieren resaltar que cumplen con los requisitos mínimos legales de seguridad, higiene y paga.

Otra de sus banderas tiene que ver con la diversidad. En otras palabras, abordan el concepto de una belleza global sin discriminaciones de talla, raza o edad. Todos, sin importar medidas o cualquier otra característica en la apariencia, podemos vestirnos como queramos y ser y sentirnos bellos con su ropa. Sin más, sus prendas no son para modelos escuálidas o para deportistas. Sus prendas son para absolutamente todos y eso es parte de su filosofía corporativa, y por ende de su marketing.

¿Y entonces por qué sus maniquíes se exhiben con vello púbico? Pues a la otra de sus causas la llaman: Belleza natural. Esta marca enfatiza su quehacer y branding en que la belleza debe ser natural, cada vez menos construida y creada. Mujeres: no tienen que depilarse, si no quieren, para verse y sentirse bien. En definitiva un golpe bajo a las intensivas y poderosas campañas de productos que velan porque seamos de porcelana, que no tengamos ni un solo vello en el cuerpo para poder ser valiosas y bellas.

Siempre aplaudiré cada pequeño esfuerzo, desde la mercadotecnia o cualquier trinchera social, en que se establecen conceptos con perspectiva de género que rompen estándares o imposiciones de belleza o que intentan al menos descoserlos de nuestro tristemente lavado cerebro. Esta tienda tiene como lema: “No somos políticamente correctos pero tenemos buena ética”. Genial, la ética por encima de las imposiciones culturales, castrantes y discriminatorias que tantos daños nos han hecho.

Las causas nobles son muchas. Maravillosas las marcas que cada día se vinculan más y abanderan la ética, el comercio justo, la ecología, la abolición del maltrato animal, la diversidad sexual. ¡Que las marcas sigan hablando y definiendo sus posturas y que los consumidores tengamos cada vez mejor diálogo con aquellas que elegimos!

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299