yo digital

El desencanto de los influencers

Sin duda una de las razones principales de la caída en picada de los influencers como opción es que no se está pudiendo medir su verdadero impacto en las ventas.
yo digital

Redes sociales delatoras: ya nada es privado Rusia 2018

Dimensionamos muy poco lo que publicamos en redes sociales y nos damos cuenta que son como un mar, ya que lo que aventemos ahí, nadie sabe dónde va a parar ni para qué fin.
yo digital

Gracias a los “censuradores” de papá Facebook

Papá Facebook tiene contratado un pelotón de ´censuradores´ que, de la mano con una serie de algoritmos, dedican sus tiempo laboral a juzgar qué puede o no quedarse en la gran ventana que nos tiene adictos y embobados a millones.
yo digital

Breve crónica de una muerte digital

Lo había perdido todo, no cabía duda. Me estaba dando cuenta que yo era mi celular y sin él, o con él sin batería, ya no era nadie.
yo digital

¿Cómo hemos sobrevivido con jefes y sin gefes?

Siempre he dudado de la inteligencia humana en algunos aspectos. Han tenido que pasar años, errores e infinito sufrimiento de muchos para darnos cuenta que las personas somos mejores cuando estamos bien.
yo digital

Semillas de una mercadotecnia pro medioambiente

Adoro las iniciativas que buscan cambiar el chip, experimentar y romper el molde para darnos cuenta de que no vamos por buen camino en muchos sentidos.
yo digital

Mujeres de tallas grandes exigen a la industria textil

Si este tema además tiene que ver con romper estereotipos y con reivindicar el imaginario femenino, tan golpeado desde siempre, aún mejor.
yo digital

El mendigo 2.0, un personaje en Twitter

Todo empezó a fin de año de 2016, cuando un funcionario de la alcaldía de París lo despertó aventándole un cubetazo de agua helada.
yo digital

Los mejores novios de mentiras

La oferta consiste en una relación amorosa virtual con parejas invisibles, pero leales y permanentes, que es lo que a muchos les importa.
yo digital

Fotografiando los datos duros: Narrativas de los NSE

En este universo cada vez más conectado, la única forma de vernos y entendernos es dejando aflorar la piel.