Auto-liderazgo: 7 acciones para transformar el miedo y escasez a creatividad y prosperidad

Miedo… hoy es la palabra que puede describir como nos sentimos la mayoría. Miedo a enfermarme, miedo a que se enferme un ser querido, miedo a que haya desabasto en los supermercados, miedo a perder mi trabajo, miedo a cerrar mi negocio, miedo a que siga bajando la bolsa de valores, miedo a que siga devaluándose el peso mexicano, miedo a quedarme sin dinero, miedo a no tener qué comer… El miedo es un sentimiento que obstruye la mente, absorbe las emociones agradables y paraliza.

Hoy quiero compartir algunas acciones que podemos hacer para movernos de un lugar de miedo y escasez a un momento de creatividad y prosperidad. Hoy es el mejor momento para despertar nuestra conciencia, nuestra creatividad y crear cosas nuevas en nuestra vida. A través de la conciencia,  creatividad individual y amor por la vida, atravesaremos este momento y crearemos desarrollo tanto en nuestra vida como en nuestra comunidad y país.

o

  1. Concientiza tus miedos: Hoy los pensamientos de miedo llegan a tu mente y es difícil controlarlos. Esta es una práctica útil para controlar nuestros pensamientos. Siéntate tranquilo, con papel y pluma y durante los próximos 10 minutos: 
    1. Escribe cuáles son los pensamientos de miedo que llegan a tu mente 
    2. Clasifica cuáles pensamientos son un hecho presente y cuáles son una posibilidad futura. 
    3. Identifica para cada miedo si hay alguna acción bajo tu control que puedas hacer para evitarlo.
    4. Cierra los ojos y respira profundo, siente como tu respiración recorre cada parte de tu cuerpo, entrando por nariz, garganta, pulmones y luego a través de la sangre llegando a cada célula de tu cuerpo. Quédate así por un par de minutos, estando presente en tu cuerpo, aquí y ahora. 

Lo importante de esta práctica es que ayuda a sacar los miedos de nuestra mente al papel y nos ayuda a enfocar la atención en nuestro cuerpo para dejar de pensar. Aquellos miedos que son futuros y que no puedes hacer nada para controlarlos, déjalos sobre el papel. Enfócate en los puntos que sí puedes controlar y empieza a actuar YA! . 

  1. Practica estas acciones diariamente para enfocarte y cuidar tu salud:
    1. Escribe las 3 cosas más importante por hacer el día de hoy y no te vayas a dormir hasta completarlas. 
    2. Sigue diariamente estas acciones para tu bienestar H.A.C.E.S. Hidratación (2 Lt. agua), Actividad Física (30min por día), Comida (dieta balanceada baja en azúcar y grasas), Espíritu (alguna práctica como meditación, rezar, escribir, etc), Sueño (dormir de 7-9 horas)
    3. Planea tus recursos,  tu tiempo y tu dinero.
  1. Fortalece tu actividad de ingreso actual: si eres empleado asegúrate de cumplir y exceder las expectativas que tienen de ti. Ten una comunicación cercana con tu jefe para estar alineados en las prioridades del negocio y por tanto tus prioridades. Llega a un acuerdo de la mejor manera de trabajar juntos durante las semanas de trabajo en casa. Si eres empresario fortalece tu liderazgo, enfoca a tu equipo y ten mucho control de las finanzas de tu empresa. Ten una comunicación muy cercana con tus clientes para entender la evolución de sus necesidades y así puedas seguir siendo relevante para ellos.
  1. Genera una nueva fuente de ingreso: haz un inventario de tus experiencias y conocimientos y reflexiona cuáles son las necesidades y prioridades que tiene el mercado o tu comunidad tanto en momentos de distanciamiento social como posteriormente. Haz un benchmark de servicios o productos similares para determinar el valor y precio justo. Sé creativo, no minimices tus fortalezas. Si tu actividad de ingreso actual está en riesgo, generar una fuente de ingreso adicional es indispensable.
  1. Aprende algo nuevo: con base en tu inventario profesional (experiencia y habilidades) e identifica cuál nuevo conocimiento o habilidad te puede acercar a tus objetivos profesionales. Hay infinidad de opciones online, investiga cuál es la mejor para ti y haz la inversión de tiempo y dinero. Esto fortalecerá tu perfil profesional e impactará tus ingresos actuales o futuros.
  1. Activa tu red de contactos: Haz una lista de tus contactos tanto personales como profesionales. Aquí entran familia, amigos, colegas, proveedores, clientes, etc. Acércate a ellos mostrando un genuino interés por su persona y familia y con la disposición de ayudar en lo que esté en tus posibilidades. Esta actitud de compañerismo y solidaridad se te regresará con creces. Así estarás presente en la vida de tu red, apoyándolos y comunicándoles de cualquier oportunidad que consideres buena para ellos. Cuando tu ofrezcas un producto o servicio, ellos te podrán contratar o recomendar con otras personas. No subestimes el poder de tu red. 
  1. Promuévete!: Tanto en tu trabajo actual como para tu nueva fuente de ingreso, hay alguien que necesita ayuda en cosas que tú sabes hacer muy bien. No seas tímido y hazle a la comunidad un favor ofreciendo tus conocimientos, habilidades y servicios. Las redes sociales como LinkedIn, Facebook, Instagram, TikTok e incluso whatsapp son excelentes herramientas para tu promoción individual. Genera contenido como artículos, videos y una lista de los servicios que ofreces. 

Sé que son momentos complicados pero recuerda que no estás solo. Enfócate en lo que sí puedes controlar,  manteniendo el espíritu fortalecido, la mente ocupada y los vínculos personales nutridos. Estoy convencida que la empatía, creatividad y solidaridad serán la clave para salir adelante de esta crisis de salud y económica que estamos atravesando.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299