• De acuerdo con El Universal, el paro de las mujeres tendrían un impacto económico de hasta 43 mil 500 millones de pesos

  • Según CNN, en 2019 se reportaron más de dos mil asesinatos de mujeres en todo México

  • Pero solamente poco más de mil de ellos fueron tipificados como feminicidio por las autoridades

ACTUALIZACIÓN: Se corrige una palabra repetida en el último párrafo

Desde hace semanas que el colectivo feminista Brujas del Mar propuso hacer un paro a escala nacional de las mujeres en México. El objetivo de este movimiento no es solo mostrar el peso que tiene este sector de la población en la economía del país. También es un movimiento para simular qué pasaría si, por la violencia machista en el país, todo este sector dejara de existir de un día para otro. Ante la propuesta, cientos de marcas y organizaciones decidieron sumarse.

Hoy, en Twitter México, el hashtag #UnDíaSinMujeres es el tema tendencia más importante de todo el país. Los principales medios del país, así como varios usuarios de las redes sociales, han empezado a compartir las imágenes de la Ciudad de México (CDMX) sin las mujeres en las calles. No solo las mismas vías de circulación lucían vacías sin la presencia de este sector. En lugares como el metro y las escuelas, es muy notable la falta de alumnas y profesionistas.

El equipo de Merca 2.0 también decidió salir a las calles para corroborar directamente la falta de las mujeres en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM). No son solo las vías de circulación, las escuelas y las oficinas las que lucen abandonadas sin el sector femenino. Hay también importantes afectaciones en puntos de venta, locales y negocios de la capital. Tanto por la falta de clientes como por el hecho que muchas tiendas ni siquiera pueden operar.

Paro de Mujeres, en imágenes

Como otros medios y usuarios han sido testigo, las calles de CDMX lucen vacías sin el sector femenino transitando. Si bien todavía hay algunas mujeres en avenidas y negocios, sin las que menos. Algunas de las profesionistas que han decidido presentarse a trabajar portan ropa y distintivos morados, en apoyo al movimiento feminista. Algunas instituciones y negocios, por la falta de compañeras y colaboradores, solo anunciaron que no podrían brindar sus servicios.

A través de una serie de sondeos, resulta evidente la falta que hacen las mujeres. Joel, que tiene un carrito de pan frente a una escuela secundaria, no solo confirma que se suspendieron clases. Además, señala que “no hay muchas damas en la calle, no creo que ni vayan a salir. Ni sus luces se les ha visto”. Juan, que tiene una fonda en la zona, apunta que sus compañeras no fueron a laborar. Asimismo, dice que “no he visto muchas clientes y se ve que seguirá así”.

Las mismas mujeres que sí tuvieron que asistir a sus puestos de trabajo confirman también que el tránsito femenino es mínimo. Edén, que atiende un local de accesorios móviles, en la mañana consideraba que había visto más o menos la misma cantidad de gente, pero “no sé si al rato haya menos”. Claudia, que trabaja en una tienda de donas confirma que “varios locales están cerrados porque son atendidos por mujeres; nosotros tuvimos la indicación de trabajar”.

Visiones encontradas del movimiento

Manuel, que tiene un lugar de comida corrida, apunta que las mujeres que no son parte de las empresas más grandes de México no pueden darse el lujo de no ir a sus lugares de trabajo. En cambio Hermila, que tiene un local de regalos, señala que “si tuviéramos la posición solvente, a lo mejor participaríamos en el paro y nos quedaríamos en casa con nuestros hijos”. Pero aparte de estas visiones, hay mujeres que rechazan de forma tajante el paro y el mensaje que envía.

Según Maribel, no participó pues no cree que sea “la forma correcta de resolver el problema”. La idea, cree debería ser reeducar a la sociedad, algo que tampoco es tarea del gobierno, sino de otras esferas sociales. Asimismo, señala que una mejor propuesta sería llamar a reuniones con las autoridades federales para entablar conversación y darle seguimiento a las iniciativas. La profesionista defiende que muchas allegadas en su círculo tampoco participaron en el paro.

Algunas mujeres también detuvieron momentáneamente su paro para platicar con Merca 2.0. Ale, parte de una organización en temas de género, señala que ella sí se unió a la causa por que “creo qué sí puede tener un impacto. Más allá de lo económico, sino de visibilidad sobre el tema”. Apunta que sí es un mensaje sobre el rol de este sector en el país. Pero es también una oportunidad para que hombres reflexionen sobre las interacciones con sus compañeras.

Más allá del paro de mujeres

Hoy no es ni un asueto ni un puente. Tampoco se trata solo de afectar la economía de México para que por fin el gobierno se amedrente. Ni siquiera es solo una forma de despertar a las empresas e individuos del país hacia la importancia de este sector de la población en la vida diaria. Resulta también una forma más de exigir que se detenga la violencia contra todas las mujeres. Una que surge de todos los reclamos anteriores que se hicieron ante otras protestas.

Ayer, durante la marcha del Día Internacional de la Mujer, una parte del público exigió que las mujeres no destruyeran monumentos y locales, porque “no se logra nada así”. Cuando grupos de jóvenes se pusieron a bailar para frenar la violencia contra sus compañeras, varios hombres se burlaron. Y cuando se presentaron iniciativas y denuncias por los canales oficiales, no ha habido una respuesta satisfactoria de las autoridades. Si este paro no es “la forma correcta” de solucionar un desafío de esta magnitud, entonces el impedimento no está en las maneras.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299