Así se consolida por décadas un patrocinio deportivo

El patrocinio deportivo debe estar concebido para  impulsar el fortalecimiento de la marca y por supuesto, el incremento en ventas.

Coca Cola y los Juegos Olímpicos llevan un “historia de amor” de 90 años, Adidas y la FIFA van para 50 años de “matrimonio”.

En esta columna te platico cómo empezaron estos primeros esfuerzos formales de patrocinio deportivo que se mantiene vigente,  no por casualidad estas dos marcas son protagonistas en sus categorías.

Coca-Cola y los Juegos Olímpicos

Coca-Cola es la marca que más años ha estado trabajando junto al Comité Olímpico Internacional (COI) en los Juegos Olímpicos.  La historia comenzó con los juegos de Ámsterdam en 1928 y al día de hoy Coca-Cola tiene contrato garantizado hasta los Juegos  Olímpicos de Tokio en el 2020.

Desde el inicio de esta relación comercial Coca-Cola ha buscado llevar los Juegos Olímpicos a las casas de todos los aficionados a este evento. En este primer patrocinio de 1928 en Ámsterdam, Holanda, Coca-Cola mandó un cargamento de más de mil cajas de botellas de refresco  para que se venderían en kioscos en toda la sede olímpica.

Además, las bebidas también eran utilizadas por los deportistas, gracias a los efectos que tiene en su hidratación y como fuente de energía por el azúcar. Además el logo de Coca-Cola se veía en muchos de los carteles de las sedes donde se hacían las competencias.

Para 1932 en los Juegos Olímpicos de Los Angeles, Coca-Cola repitió presencia con producto y ahora desarrollaran una comunicación impresa con posters y carteles temáticos alusivos al evento, con un enfoque más de campaña y con la presencia de marca.  Para Londres 1948, una vez que se reanudaron los Juegos Olímpicos después de la Segunda Guerra Mundial, Coca-Cola volvió como patrocinador.

Para los Juegos Olímpicos en Melbourne 1956, Roma 1960 y Tokio 1964 Coca-Cola empezó a repartir más de 100 mil viseras “brandeadas” con su marca para todos los asistentes, diseñó promociones para que sus consumidores ganaran viajes a los eventos, imprimió guías de la agenda de competencias y miles de mapas de la ciudad.  Además inundó con producto a estas ciudades, al ser la bebida oficial.

Tanto en México 1968 como en Múnich 1972, además de Montreal 1976 y Moscú 1980, mantuvo su apoyo y patrocinio a los Juegos Olímpicos: se diseñaron más carteles, más chapas y más pines conmemorativos. Todos ellos son piezas de colección hoy en día.

A partir de 1984 la relación comercial con el COI evolucionó y Coca-Cola es patrocinador top y colabora con el Comité en diferentes programas sociales para llevar el deporte a todos los rincones del planeta.  La marca participa en el encendido de la llama olímpica  y coordina la organización del viaje que hace la antorcha por todo el mundo.   En la parte de producto lanza ediciones especiales de botellas y latas con diseños que homenajean al evento y la ciudad donde se realiza.   Definitivamente una relación consolidada entre Coca-Cola y el COI, que se ha extendido además a las ediciones de los Juegos Para Olímpicos y las Olimpiadas Especiales para personas con minusvalías físicas e intelectuales.

Adidas y las Copas Mundiales de Futbol

La relación entre la FIFA y Adidas casi 50 años. Desde 1970, en el Mundial de México , Adidas ha sido el proveedor del balón oficial para todos los partidos de la Copa Mundial. Es muy conocida la gran innovación  de los diseñadores y desarrolladores de Adidas en cada Mundial para crear el balón perfecto, combinando lo último en tecnología y un exclusivo diseño lleno de emotividad, haciéndolo un ícono de cada uno de los mundiales y  que en paralelo, salen a la venta en todo el mundo representando ingresos millonarios.

Entre la línea de balones legendarios de Adidas destacan el Tango de  España 1982, el primero que combinó cuero y poliuretano; el Azteca de México 1986, ya completamente sintético; el Questra de EU 1994, el Tricolor de Francia 1998,  el Teamgeist de Alemania 2006,  por mencionar algunos.

Además de la Copa Mundial, Adidas también participa en otras competencias de la FIFA, como la Copa Confederaciones, los mundiales de categoría por edad masculinos y femeninos.  El Mundial de Playa, entre otras.  En todos estos torneos, los oficiales de la FIFA, los árbitros, los voluntarios y todo el programa juvenil de acompañantes de jugadores, recogepelotas y abanderados utilizan exclusivamente productos Adidas.

Esta es otra relación exitosa, que junto con otros patrocinios que tiene Adidas con selecciones nacionales, con federaciones de países, torneos como la Champions, clubes y jugadores, ha logrado posicionar la marca alemana como la más fuerte en el futbol mundial. 

Evidentemente, la relación entre Adidas y la FIFA es sumamente rentable en el parte de impacto de marca por su cobertura ante más de mil millones de espectadores, la venta de camisetas de diferentes selecciones nacionales a las que viste Adidas, la venta de zapatos de futbol y muchos accesorios.

Como siempre lo he dicho, el patrocinio deportivo debe estar concebido para  impulsar el fortalecimiento de la marca y por supuesto, el incremento en ventas. Esto para considerarlo tanto en cómo se utilizará por parte de una empresa y también para exigirlo a quien nos ¡vende el patrocinio!