Aramco llegó a tocar el cielo de los US$ 2 billones: ¿es hora de comprar o de vender?

En su segundo día en la bolsa, la petrolera Saudi Aramco llegó a tener la valuación que el príncipe heredero de Arabia Saudita se puso como objetivo: US$ 2 billones. 

Saudi Aramco Bolsa
Bigstock
  • En el segundo día de cotización, Saudi Aramco superó el objetivo autoimpuesto por el reino de Arabia

  • Las acciones crecieron 10% el miércoles 11 y sumaron otro 6% el jueves 12

  • ¿Qué va a pasar ahora? Hay dos teorías contrapuestas

A comienzos de 2018, antes de concretarse la cotización pública de acciones, el príncipe heredero de Arabia Saudita Mohammed bin Salman (en los hechos, el “dueño” de la compañía) se trazó un objetivo: que Saudi Aramco alcanzara una valoración de US$ 2 billones.

Casi dos años después, y en su segundo día cotizando en el mercado de valores de Riad, la petrolera más grande del mundo lo hizo: por algunas horas, incluso superó la meta autoimpuesta por el gobierno saudita.

En efecto, las acciones de la empresa petrolera que produce casi el 10 por ciento de todo el crudo del mundo se dispararon por segundo día consecutivo, desafiando a los más escépticos.

Es cierto, hay dudas sobre si podrá sostener este nivel por mucho tiempo, pero lo concreto es que batiendo los mismos récords que ya había vencido unos días antes, cuando logró una recaudación superior a la de Alibaba de 2014 (más de US$ 25.000 millones) y cuando llegó a tener una valuación de US$ 1,88 billones en su debut en la bolsa, un 70% más que Microsoft, por ejemplo.

Saudi Aramco
Bigstock

Saudi Aramco: cuestión de Estado

Arabia Saudita ha convertido la oferta pública inicial (IPO) de Aramco en la pieza central de su plan para diversificar la economía del reino, que busca con esta apertura dejar de depender del petróleo, un recurso que poco a poco irá perdiendo peso en la economía mundial.

La idea es usar los US$ 25.600 millones recaudados para desarrollar otros sectores.

Las acciones de Saudi Aramco debutaron con un 10% de aumento el miércoles y sumaron 6% el jueves, luego de haber tocado un máximo de cuatro puntos porcentuales más.

El príncipe heredero durante el Future Investment Initiative de 2017.

Hay dos teorías contrapuestas sobre el futuro en la bolsa de Aramco.

Un grupo de analistas insiste en que el valor real de la empresa no supera los US$ 1,4 billones y que, tarde o temprano, terminará ubicándose en ese monto, que igualmente es casi cinco veces lo que vale Exxon, una petrolera equivalente.

Otros expertos dicen que no hay razones para creer que los papeles de la mayor petrolera del mundo vayan a caer demasiado, incluso aseguran que seguirá en ascenso. Se basan en que la mayor parte de las compras de acciones fueron hechas por sauditas a partir de un impulso interno que generó el propio reino.

Contrariamente a lo que piensan otros, los más optimistas entienden que es cuestión de días o semanas para que los inversores extranjeros vean que hay una gran oportunidad y, cuando compren, las acciones de Aramco seguirán en ascenso.

Del lado de los pesimistas, también hay temores sobre su capacidad para proteger sus instalaciones (hubo un atentado en septiembre) y por el horizonte de ganancias que ahora parece opacado por políticas ambientales cada vez más estrictas en todo el mundo.     

Para los que abonan a la teoría sobre que seguirá creciendo el valor de las acciones de Aramco, hay que decir que el grupo de países productores de petróleo, Opec, está cerca de llegar a un acuerdo para reducir el suministro de crudo en cientos de miles barriles diarios.

Esta no es una buena noticia para el precio de la gasolina en el mundo, pero sí para Saudi Aramco, ya que esa medida elevará seguramente el precio del petróleo, respaldando el valor de las acciones de la compañía saudita. 

Sigue a @PabloPetovel

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.