Durante esta semana, uno de los eventos que marcó la agenda mediática fue la visita del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a su homólogo en Estados unidos, Donald Trump en el marco de la puesta en marcha del Tratado entre México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC). 

Ejemplo de ello es que desde muy temprano de la mañana del martes se convirtió en tendencia dentro de Twitter el hashtag #AMLOenWashington, por tweets informativos acerca de la visita de AMLO en Washington; así como las etiquetas que Benito Juárez, Abraham Lincoln, Trump, entre otras. Todas relacionadas con acciones realizadas por el titular del Ejecutivo mexicano.

Del discurso al marketing político

Para darnos una idea del impacto que ha tenido la visita del presidente López Obrador a Washington, sólo los últimos cien tweets relacionados con el hashtag antes mencionado, registran un alcance superior a las 273 mil cuentas, así como una exposición que rebasa las 487 mil impresiones, de acuerdo con una reciente medición en TweetReach.

Entre los momentos más representativos de este encuentro, destacaron aquellos relacionados con los mensajes emitidos por ambos mandatarios.

De manera general, el discurso emitido por López Obrador luego de la reunión privada con Trump fue en todos los sentidos un acto de marketing político que puede dividirse en 4 puntos clave:

Intenciones claras

En una primer intervención el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que su visita obedece a la importancia que tiene la entrada en vigor del tratado de libre comercio entre México Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Visión a futuro

A decir del mandatario mexicano, este acuerdo comercial traerá inversiones de otras partes del hemisferio a ambos países, toda vez que se cumplan con los principios de producir mercancías de elevado contenido regional y de procurar condiciones salariales y laborales justas para los trabajadores.

Generar empatía

El presidente mexicano aseguró que ambos gobiernos trabajan en el proceso de migración natural de mexicanos y mexicanas, por lo que en la Unión Americana ya se ha formado una comunidad cercana a los 38 millones “de gente buena y trabajadora”.

Conciliación ideológica

En su intervención, AMLO se tomó unos minutos para refrendar la “buena relación” que tiene su administración con el gobierno de Trump.

“Algunos pensaban que nuestras diferencias ideológicas nos habrían llevado antes al enfrentamiento, afortunadamente ese mal augurio no se cumplió y considero que hacia el futuro no habrá motivo ni necesidad de romper nuestras buenas relaciones políticas ni la amistad entre nuestros gobiernos”.

45 por ciento más rápido

Si bien el fondo dijo mucho de la manera en la que el presidente buscó que esta vista sumara a su  branding personal, también la forma en que expresó sus opiniones fueron factor.

Y es que, de acuerdo con en análisis de SPIN, el mandatario mexicano habló 45 por ciento más rápido durante su mensaje emitido en Washington que en sus conferencias matutinas en Palacio Nacional.

De manera puntual, “en 15 minutos, frente a Trump, habló  mil 299 palabras y en sus ‘mañaneras’ la conferencia del presidente de junio 10, 2020 (min. 21:39), habló 894 palabras”, según Luis Estrada, Socio-DG SPIN.

Este aspecto no es cosa menor. Sin duda se trata de una estrategia de comunicación que, como diversos especialistas han indicado, tiene que ver con la forma en la que el mandatario desea ser visto a través de su mensaje y la manera en el que este se emite.

En diversas ocasiones AMLO ha sido criticado por su lentitud al hablar. En diciembre pasado, el mandatario indicó que esto responde al cuidado que imprime en cada aparición para no decir algo fuera de lugar.

“Imagínense que yo diga algo inpropio por la prisa, se vuelve noticia mundial. Entonces, prefiero hacerlo despacio”, dijo AMLO en una conferencia matutina en diciembre pasado.

Lo cierto es que este juego de pausas tiene un trasfondo, el cual sumado a la reiteración de ciertos conceptos o palabras dan especial fuerza al mensaje del discursos.

Álvaro Alvarez, especialista en comunicación estratégica, indica que estas pausas realizadas por AMLO en sus discursos, son “un proceso consciente. Estas pasan hacen que las personas reflexionemos, aprendamos y pensemos. Hay un flujo de ideas que está conscientemente bien planteadas”.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299