La primer visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a un homólogo en su administración se ha convertido en todo un fenómeno de relaciones públicas, cobertura de medios y de conversación en redes sociales.

Desde el mercas, al anunciarse su agenda que llevará para encontrarse con el presidente de Estados Unidos Donald Trump, el mandatario mexicano ha sido seguido con detalle tanto por medios, comunicadores, opinares y usuarios en redes sociales.

De medios y usuarios-reporteros

Ejemplo de ello es que desde muy temprano de la mañana del martes son tendencia en Twitter el hashtag #AMLOenWashington, por tweets informativos acerca de la visita de AMLO en Washington; así como las etiquetas que Benito Juárez, Abraham Lincoln, Trump, entre otras. Todas relacionadas con acciones realizadas por el titular del Ejecutivo mexicano.

Para darnos una idea del impacto que ha tenido la visita del presidente López Obrador a Washington, sólo los últimos cien tweets relacionados con el hashtag antes mencionado, registran un alcance superior a las 273 mil cuentas, así como una exposición que rebasa las 487 mil impresiones, de acuerdo con una reciente medición en TweetReach.

Sin duda, esto se debe a dos efectos. Por un lado, aunque no es una visita oficial, por lo que no se cumplen todos los protocolos para ser llamada visita de Estado, el primer viaje internacional de AMLO ha causado revuelo porque cambia radicalmente el comportamiento de un presidente, ya que viajó en un vuelo comercial -algo que se volvió tendencia en redes sociales-, no se hospeda en un holles de lujo, sino en la Embajada mexicana, y no viajó con una alta comitiva de grandes proporciones, sino con un grupo selecto de funcionarios de su gabinete y un grupo de empresarios.

Una gran acción de marketing político

En ese sentido, se destaca cómo es que los medios se han volcado a cubrir todos los movimientos del mandatario mexicano dando cuenta de cada acto o evento al que ha acudido en las pocas horas que lleva en la capital estadounidense,

Pero, en contraparte, diversos usuarios de Twitter y otras redes sociales también han seguido a López Obrador en su estancia en territorio estadounidense, reportando a través de fotografías y comentarios en las plataformas, su perspectiva de las acciones del Ejecutivo. Se convierte en un cotnradiscurso a lo que vemos en los reportes noticiosos. ¿Por qué? Debido a la polarización que se ha fomentado en México buscando crear sólo dos posturas políticas; los que están a favor de la administración actual y los que “están en contra”, según la perspectiva de muchos políticos, opinadores y comunicadores.

Por tanto, toda acción realizada pro López Obrador en Washington se debe tomar como una de marketing político, porque busca legitimar su relación con Estados Unidos y Donald Trump, al tiempo que distrae la atención mediática y de la sociedad de la pandemia de coronavirus en México.

Hasta el reporte dado a conocer la noche del martes 7 de julio, se tenía registro en el país de 268 mil 008 casos de contagio confirmados, así como 32 mil 014 muertes a causa de COVID-19, una crisis que, desde el punto de vista de diversos analistas ha puesto en tela de juicio la política implementada por el gobierno y, en momentos en los que México se ubica entre los diez países con mayor número de contagios y entre los cinco con más muertes registradas a causa del virus, el realizar un viaje a la nación más poderosa del mundo, con un presidente igual de mediático, resulta un movimiento muy inteligente desde el punto de vista político.

El dato es interesante, pues aunque se han visto publicaciones por parte de la embajada de Estados Unidos en México sobre la visita de López Obrador a Washington, realmente las cuentas oficiales de The White House no han hecho publicación alguna, caso contrario de las cuentas oficiales del gobierno mexicano y su equipo de comunicación.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299