• Cada año, se estima que mueren un millón de aves y hasta 100 mil mamíferos marinos cada año por la contaminación

  • Hasta 4.2 millones de personas mueren cada año como resultado de la presencia de tóxicos en el aire

  • Según Pollution.org, Estados Unidos y Europa son de las regiones más contaminadas del mundo

Una de las preocupaciones del mundo moderno es la contaminación. Según la organización Do Something, este factor afecta al bienestar de más de 100 millones de personas de forma directa. Además, la Organización Mundial de la Salud apunta que hasta el 91 por ciento de la población vive en áreas donde los niveles de tóxicos aéreos superan los estándares seguros. Un factor muy importante en el desarrollo de este reto son las marcas y compañías.

Por esta razón, muchas empresas han convertido la conservación del medio ambiente una prioridad de sus políticas de responsabilidad social. Algunas empresas tratan de generar conciencia entre su público con ofertas y promociones. Otras más ajustan su lista de aliados y proveedores según su grado de responsabilidad con el cambio climático. Unas más han decidido modificar toda su cadena de suministro para reducir su impacto negativo.

Sin embargo, es claro que no es suficiente. No basta con que algunas empresas cambien solo un poco sus procesos de producción para hacerlos ligeramente más verdes. Para realizar un verdadero cambio a gran escala, se necesita un esfuerzo consciente de parte de todos los agentes de la industria. Tampoco basta con reducir la contaminación de la actividad empresarial. Lo ideal es que todas las actividades sean, si no benéficas, tampoco dañinas.

Una iniciativa en contra de la contaminación

Hay una compañía que, extrañamente, a dado uno de los pasos más ambiciosos en este aspecto. De acuerdo con The Verge, Jeff Bezos ha presentado una iniciativa a favor del medio ambiente de la mano de Amazon. El empresario se comprometió a reducir la contaminación que genera su marca al volver neutras todas las emisiones de sus actividades comerciales. Además, apuntó que quiere completar este proyecto en poco más de 20 años.

La iniciativa anti-contaminación se llamará The Climate Pledge. Bezos prometió que Amazon empezará a medir y reportar las emisiones de carbono de toda su cadena de suministro de forma regular. Asimismo, se comprometió a implementar iniciativas que le ayuden a reducir la generación de gases nocivos. Para aquellos que sea imposible eliminar, se compensarán con proyectos forestales. Aseguró que el objetivo es volverse un modelo a seguir para la industria.

¿El futuro está en las manos de las compañías?

Amazon no es la única marca en proponer una ambiciosa meta en contra de la contaminación. Hace unos meses, se creó un fondo de inversión para la conservación de especies en peligro de extinción. Tanto en México como a escala global, los bonos de carbono (proyectos para compensar emisiones tóxicas) son una tendencia medioambiental en crecimiento. También varios sitios pornográficos se han posicionado como líderes en el cambio social y ecológico.

Pero en particular la propuesta de Amazon resulta interesante. Hace poco, un grupo de creativos independientes realizaron una campaña para pedir a Jeff Bezos que comprara y protegiera el bosque del Amazonas. También la empresa decidió reducir el packaging en su cadena de suministro, pero no para reducir la contaminación sino para recortar costos. En general, la marca no es precisamente reconocida por su compromiso con el medio ambiente.

En este sentido, es placenteramente sorprendente esta nueva estrategia de Jeff Bezos. No solo parece tomarse muy en serio la lucha contra la contaminación dentro de Amazon. También quiere incluso superar los objetivos de desarrollo sustentable fijados por las Naciones Unidas por una década. Si es cierto que la empresa quiere posicionarse como un líder en el aspecto ecológico ante el resto del planeta, esta jugada definitivamente la colocará en la cima.

Falta ver como reaccionan el resto de las empresas a este anuncio. Tal vez justo lo que faltaba para resolver la contaminación era una simple competencia entre compañías.