7 ejes para liderar un equipo multigeneracional y ser más competitivo

El año 2020 está siendo un año histórico, COVID-19 está cambiando la dinámica global y también el ámbito laboral. Hoy todavía no tenemos claridad de cuál será el “nuevo normal” en cuanto a hábitos del consumidor en áreas tales como retail, turismo, educación y otras. Además, la dinámica laboral ha cambiado mucho, obligando a las empresas y a sus equipos de trabajo a digitalizarse, desarrollar habilidades para liderazgo remoto, generar resiliencia, desarrollar diversos canales de comunicación y activación así como buscar el engagement con los clientes a distancia, etc.

Todo está cambiando y hoy más que nunca debes fortalecer la competitividad de tu equipo. Por lo que un elemento que debes considerar, como organización para tener equipos más fuertes, es la diversidad generacional. Algunos beneficios serán: mejor atracción y retención de talento, mayor innovación y creatividad, mejorar la toma de decisiones gracias a la diversidad de opiniones, así como aumentar las probabilidades de reflejar la diversidad de tus clientes actuales y potenciales.

Hay un sin número de fuentes que detallan las características de cada generación. Donde generalmente se incentivan los estereotipos y fomentan la división y prejuicios entre ellas.

Por el contrario, contar con un equipo multigeneracional, donde convivan Baby-boomers (1946-1964), Gen X (1965-1980), Millennials (1980-1997) y Gen Z (1997-2012), puede ser una gran ventaja competitiva, siempre y cuando los lideres de manera adecuada. 

Abajo describo los detalles de cada uno de los 7 ejes para liderar exitosamente un equipo multigeneracional y que éste sea fuerte, ágil y productivo.

  1. Productividad – Identifica las fortalezas de cada persona de tu equipo. Asigna proyectos de acuerdo a su perfil. Establece diversos mecanismos de control para mantener la ejecución y entrega de resultados a tiempo. Algunos mecanismos pueden ser flexibles, otros deberán ser adoptados por todos, aunque no vayan muy de acuerdo con su estilo. Probablemente con algunos tendrás que tener una conversación individual para poner énfasis en ello.
  1. Comunicación – La comunicación es la clave para crear ambientes de trabajo incluyentes. Es importante que tengas conversaciones tanto con tus reportes directos como con algunos de sus equipos de trabajo. Lo anterior, para entender si hay alguna barrera cultural, de comunicación, digitalización, o cualquier otra que esté afectando la integración y ejecución del equipo. Uno de los elementos que más cambia de una generación a otra es la manera de comunicarse, por lo que en ocasiones será necesario que generes conversaciones honestas y asertivas con el fin de disminuir barreras, compartir puntos de vista, identificar estilos y estandarizar los medios de comunicación de acuerdo al mensaje para tener al equipo alineado. Ej: para documentar una decisión sólo se puede hacer con el correo de la empresa, ni whatsapp ni conversaciones verbales son suficientes. 
  1. Reconocimiento – Crea programas de reconocimiento donde incluyas no sólo la antigüedad, sino también otros valores y comportamientos que quieras desarrollar en el equipo, como: satisfacción del cliente, trabajo colaborativo, innovación, etc. De esta manera todos los miembros, sin importar su edad o tiempo en la organización, tienen acceso a ser reconocidos por algo significativo.
  1. Desarrollo Profesional – Diseña anualmente un plan de capacitación para el crecimiento y actualización de cada persona del equipo. Considera diversos tipos de enseñanza como presencial, virtual, de experiencia, interactiva y reuniones de equipo. Implementa un programa de mentores y coaching donde las personas con mayor experiencia apoyen el desarrollo de los nuevos integrantes; transfiriendo el conocimiento, intercambiando puntos de vista y habilidades, así como fomentando la confianza dentro del equipo. 

Trabaja de la mano con el área de recursos humanos para que la diversidad esté presente desde la búsqueda de candidatos. Además, elaboren estrategias de retención como, programas de beneficios flexibles, donde cada trabajador pueda decidir qué es lo que más le conviene de acuerdo a sus necesidades, plan de vida y estatus familiar. Recuerda que cuentas con una diversidad de elementos como: sueldo mensual, seguros (de vida, médico, auto, casa, dental, etc), vacaciones, apoyo para guardería y casas de retiro, comedor, vales de despensa, etc.

  1. Cultura del equipo – Asegúrate que haya una cultura de respeto, inclusión y diversidad. Nadie debe ser juzgado en el equipo por estereotipos de edad. Lo más importante es que tú, siendo el líder, no hagas ningún comentario inapropiado. Busca que haya un entrenamiento de diversidad donde el factor de edad sea incluido. Otros factores de diversidad como género, raza, religión y preferencia sexual han sido más desarrollados. Y aunque todavía hay mucho por hacer en éstos, el tema de la edad todavía está en pañales. Por lo que sigue existiendo mucha discriminación. 
  1. Estrategia y Visión – Crea la visión del equipo asegurándote de contar con la colaboración de varios miembros. De manera que representen pluralmente las diferentes posiciones, géneros y edades. Esto ayudará a que tu estrategia y visión sean diversas e incluyentes. Te aseguro que, al involucrar varios miembros del equipo en la definición, sumas aliados y “blindas” tu estrategia. Ya que evitarás que ésta sea sólo tu visión, con posibles puntos ciegos y “ceguera de taller”.
  1. Voz de tu cliente – Un eje fundamental del liderazgo es tener un mecanismo para escuchar la voz de tu cliente, ya sea interno o externo. Su opinión y satisfacción serán tu brújula para saber si tu visión y cultura de equipo se están implementando adecuadamente. En ocasiones, las empresas buscan tener procesos tan robustos, que para el cliente se traducen en complicaciones, poniendo en riesgo la relación. 

Hoy, aunque las 4 generaciones que conviven en el lugar de trabajo muestran diferencias en puntos como flexibilidad, digitalización, trabajo en equipo, mentalidad emprendedora, estilos de comunicación, etc. Todos coinciden en las siguientes expectativas de su lugar de trabajo: lograr plenitud y satisfacción personal, sentirse valorados y apoyados, ser reconocidos, apreciados, tener un desarrollo profesional y la flexibilidad suficiente para vivir una vida integral.

¡La diversidad es un elemento fundamental para el liderazgo,  evolución organizacional y atracción de talento, hazlo un sello de tu gestión y no te arrepentirás!

Para asesorías y entrenamientos en liderazgo escríbeme a [email protected]

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299