5 formas de implementar el Shoppable Content en tu negocio

¿Ya implementas Shoppable Content o Contenido Comprable en tu negocio? Es una de las más importantes tendencias digitales del 2020.

En esta era de convergencia de medios sociales, comercio electrónico y de más y más usuarios sociales, es evidente que “El contenido ya no es el Rey, el Contenido es el Dios”.

El contenido social ya es omnipresente a nuestro alrededor, ya sea en las redes sociales, las plataformas de comercio electrónico o en los canales tradicionales offline. Y a medida que la navegación social se fusiona con las compras en línea, los consumidores constantemente navegan, exploran, comparten e interactúan con diferentes formas de contenido.

El contenido es un elemento crucial que describe la experiencia del usuario, y lo lleva a la acción, que puede ser dirigirlo a un sitio web, una tienda en línea o a Messenger… o con una estrategia de Shoppable Content lo puede dirigir YA directamente a la compra. ¡Ahí mismo donde está consumiendo el contenido que tanto le gusto!

¿Qué es el Shoppable Content?

El término contenido comprable significa cualquier forma de contenido que presenta una oportunidad para que los usuarios compren los productos directamente del contenido que están viendo en tiempo real.

La idea detrás del contenido comprable es fusionar el punto de inspiración con el punto de venta a través del contenido.

Esto significa que cuando los consumidores encuentran contenido (imágenes, videos, etc.) que les impulsa la sensación de comprar los productos que se muestran en el contenido, pueden comprar el producto al instante con un mínimo esfuerzo a través de la función de contenido comprable.

En los métodos tradicionales, el viaje del comprador era largo e incómodo desde el contenido hasta el comercio, pero el contenido comprable es una experiencia de navegación y compra más rápida e impulsada por los resultados.

Cinco Tipos de Shoppable Content

1. Shoppable Images

Las imágenes comprables han sido un fenómeno reciente que ha tenido éxito en la obtención de comentarios y compromiso positivos de los usuarios.

Las fotos con productos que se muestran en ellas están etiquetadas con una opción de compra para esos productos. Un usuario puede hacer clic en los productos y mostrará los detalles del producto, los precios y un botón de llamado a la acción para comprar.

Con la presencia de varias herramientas de terceros como TaggShop, puedes etiquetar fácilmente tus productos en los canales agregados.

Y la capacidad de compra en tiempo real podría resultar en una conversión instantánea sin el riesgo de abandono del carro y descomposición de intereses.

2. Shoppable Videos

Los videos de compra atractivos de alta calidad son otra gran variedad de shoppable content. Los videos son el tipo de contenido más famoso e interactivo disponible.

Más de 5 mil millones de videos de YouTube se transmiten diariamente con la posibilidad de aumentar la conversión en un 80% a través de videos.

La capacidad de compra se puede agregar a los videos al insertar anuncios de video para comprar los productos presentados en el video.

Además, los usuarios pueden obtener detalles de compra de productos en un anuncio de video dedicado por marcas.

Y los videos se comparten mucho más que cualquier otra forma de contenido. Esto proporcionaría una exposición prolongada y tráfico fresco a tu negocio.

3. Shoppable Articles

Los artículos y las publicaciones en tu blog tienen una audiencia leal. Y esta lealtad de la audiencia muestra que los artículos están entregando contenido valioso e informativo a sus usuarios.

Agregar capacidad de compra a un artículo es una excelente manera de vender sutilmente los productos paralelos al contenido.

Una breve descripción del producto acompañada de imágenes y la posibilidad de compra instantánea influirá en gran medida en los espectadores.

Los artículos pueden tener contenido de personas influyentes, celebridades o incluso artículos inspiradores.

4. Digital Magazines

Las revistas han sido una fuente famosa de noticias y contenido de tendencias tanto en ecosistemas offline como en online. Hay varias marcas que agregan la posibilidad de compra a los productos visuales en revistas digitales.

Las revistas son conocidas por sus sorprendentes efectos visuales y agregar enlaces de opciones de compra a la página de productos redirigiría a la audiencia interesada a la página del producto relevante.

5. Redes Sociales

Las plataformas de redes sociales han estado en el punto de control inicial del contenido comprable. Pinterest con pines para comprar y shoppable posts en Instagram son ejemplos clave de shoppable content en las redes sociales.

Las redes sociales tienen miles de millones de usuarios activos y es una gran fuente de información para los consumidores sobre productos y marcas.

Y vincular las redes sociales con el comercio lo ha convertido en un ecosistema diversificado de contenido comprable. Muchas grandes marcas ya están cosechando los beneficios de esta capacidad de compra.

Conclusiones

El objetivo de cualquier estrategia de marketing de contenido es atraer clientes potenciales y aumentar las conversiones a través de contenido valioso e interesante. Y el shoppable content alcanza el objetivo de manera precisa y convincente.

El shoppable content ha traído una revolución al unificar el contenido y el comercio, que antes eran paralelos entre sí.

Las marcas han podido ofrecer una experiencia suprema al consumidor, mientras que los usuarios han podido consumir y explorar las redes sociales y las compras a la vez con un consumo mínimo de tiempo y esfuerzo para ambos.

Y esto ha resultado en una tasa de conversión maximizada e ingresos crecientes para las empresas.

El shoppable content es muy atractivo, interactivo, informativo y orientado a resultados. ¿Ya lo implementaste en tu negocio?

¡Yeah! Espero esta información sea de ayuda para tu negocio.