Uno de los principales temas en los últimos meses a nivel global, es el del empleo. Se han perdido millones de puestos de trabajo, lo que ha ocasionado una gran movilidad de personas con la misión de volverse a colocar en el mercado nuevamente, pues la economía no está para resistir mucho tiempo sin un ingreso.

En ese sentido, y ya sea por necesidad o por convicción, en los siguientes meses un gran número de personas tendrá que cumplir con el proceso de presentar su currículum vitae y sostener diversas entrevistas con reclutadores o ejecutivos de empresas.

Considerando esto, Judith Humphrey describe en un texto para Fast Company, cinco cosas que pueden obstaculizar e incluso matar toda posibilidad de que la persona consiga el empleo anhelado.

1. No estar enfocado

De acuerdo con la especialista, fundadora de The Humphrey Group, firma de comunicaciones de liderazgo con sede en Toronto, el hacer una gran cantidad de aplicaciones buscando obtener una entrevista al que tu perfil sea incluso ligeramente afín, es un error.

Si bien, recurrir a este proceso es tentador, Humphrey señala que hay un número limitado de trabajos para los que se es el candidato ideal. Por ello, lo recomendable es buscar a través de bolsas de trabajo o por recomendaciones de amigos, contactos profesionales o conocidos. Hacer esto, enfocará la búsqueda sólo en aquellas posiciones donde se es un fuerte candidato, al mismo tiempo que forzará a preparar más específicamente un currículum y carta de presentación.

2. Optimización del CV

Hablando del currículum vitae, es común caer en el error de no actualizarlo constantemente y mucho menos el enfocarlo para destacar los objetivos que se buscan y las mejores aptitudes. Y, esto aplica mucho en el mundo digital.

Al respecto, la ejecutiva señala que en mercados desarrollados alrededor del 90 por ciento de las empresas utilizan programas para examinar los currículum, por lo que el 75 por ciento de las hojas de vida analizadas son rechazadas porque no contienen ciertas palabras clave.

3. Ojo con LinkedIn

Sin duda la red de relaciones profesionales se ha convertido en una herramienta esencial no sólo para estrechar lazos con diferentes perfiles y campos de desempeño, también para la búsqueda de empleo y reclutamiento de talento.

En ese sentido, Humphrey hace énfasis en que si tu perfil no se alinea, se corre el riesgo de proyectar una imagen ambigua y poco clara sobre lo que se busca de un empleo más allá de cambiar del actual o volverse a colocar en el mercado. Aunado a ello, destaca el hecho de que los reclutadores usan constantemente el SEO de LinkedIn buscando palabras clave que descubran candidatos ideales.

4. Hablando de redes sociales

No es nuevo escuchar que los reclutadores revisen las redes sociales como Twitter, Instagram o Facebook de los candidatos para ver revisar su comportamiento, ética e incluso moral. Recuerden que el personal branding aplica también en estos escenarios.

En este punto, se señala que es importante que todos los perfiles sociales con los que se cuente transmitan una imagen profesional clara y consistente con los objetivos profesionales.

5. Fuera de la vista de Google

Retomando que en la actualidad el mundo digital tiene un gran peso a la hora de buscar empleo, la especialista señala que una forma de perjudicar las posibilidades de obtener una entrevista de trabajo, es tener una identidad de Google que desanime a los reclutadores o incluso a los que podrían ser los futuros jefes.

Por ello, una recomendación que se hace es realizar una búsqueda de perfil en Google para ver qué es lo que aparece relacionado con tu persona o nombre. Aquí, la acotación interesantes es que, si no aparece nada “estás en problemas”. Al respecto, una investigación de CareerBuilder refiere que el 47 por ciento de los empleadores tienen menos probabilidades de entrevistar a un candidato cuya búsqueda en Google no revela nada.

Un panorama complicado

Al inicio de la nota señalamos que el difícil contexto global ha puesto a millones de personas en la difícil tarea de buscar empleo y volver a enfrentar ese proceso de entrevistas para convencer de que se es el candidato ideal.

Sobre este punto, hay que considerar que, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se estima que durante el segundo trimestre se perdió el 14 por ciento de horas laborales por el COVID-19, equivalente a 400 millones de empleos a tiempo completo.

Y, si miramos un universo más reducido, basta con poner el ejemplo de México, ya que según información difundida recientemente por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), son cerca de 12 millones de personas las que se habrían quedado sin empleo en los últimos meses.

Considerando todo lo anterior, es importante que todos los que se encuentren en este proceso o estén por iniciar la búsqueda de un nuevo proyecto profesional, consideren algunos puntos para mejorar sus posibilidades.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299