5 acciones de liderazgo en tiempos de crisis

Hoy día somos ya más de 180 los países afectados por el Coronavirus y en muchos de ellos nos hemos vistos obligados a mantener un distanciamiento social, cuyo impacto en del ámbito empresarial está siendo considerable.

Por ello te comparto las acciones más efectivas que puedes poner en práctica de inmediato para fortalecer tu liderazgo, aumentar la conectividad con tu equipo y ser efectivos en este período excepcional. Las palabras clave son: fortalecer el vínculo, priorizar acciones y promover la autorregulación y armonía:

o

  1. Acepta que estamos viviendo una crisis y construye un plan de respuesta adecuado: 

Lo primero es aceptar que a nivel mundial estamos viviendo una crisis sin precedentes. Y esto requiere que ajustes el plan de trabajo y rutina que seguías. Diseña y ejecuta un plan de respuesta a la crisis; tu plan debe considerar tanto a tus colaboradores y clientes como los aspectos financieros y logística de la empresa. Una buena manera es creando un equipo multidisciplinario, el cual esté formado por personas clave de tu empresa y que tengan responsabilidades dentro de distintas áreas como comercial, logística, legal, recursos humanos, producción, etc. 

Este equipo te mantendrá informado en tiempo real, tendrás un “scope” más amplio de la situación y además con ellos podrás rebotar ideas e ir ajustando rápidamente tu plan de acuerdo a los eventos que vaya viviendo la empresa y el mercado.

  1. Mantén una actitud calmada, valiente y positiva: 

Como líder tú eres quien lleva el barco y tu actitud marca la pauta para la actitud de tu equipo… Necesitas calma para tomar decisiones adecuadas sin que tu criterio este nublado por emociones o reacciones exageradas. 

Deberas ser valiente porque es muy probable que tengas que tomar decisiones complejas y tengas conversaciones difíciles con muchas personas. Desde tu jefe, equipo, clientes y hasta en tu propia casa. 

Mantente siempre positivo, porque en momentos de crisis muchas áreas de nuestra vida se ven afectadas y sobran factores que roban la energía positiva. Ten una conversación con tu equipo al respecto, da espacio limitado en las juntas para lamentarse o hablar de los aspectos negativos de la etapa que estamos viviendo; pero acabando este tiempo todos deben traer propuestas y actitud positiva sobre la mesa.

  1. Sé empático y aprecia a tu equipo: 

Dale prioridad a fortalecer los vínculo con tu equipo. Cada persona está viviendo de manera muy distinta esta crisis, dependiendo de su situación personal y formato familiar. Haz tiempo para ellos, escúchalos y reconoce su trabajo. Invítalos a construir una agenda del día integral, donde incluyan tanto las responsabilidades de trabajo como las familiares. Ten presente que aquellos que tienen hijos pequeños o padres que cuidar en casa, posiblemente no tienen los recursos de apoyo con los que cuentan regularmente. Lo que dificulta mucho poder trabajar 8 horas del día sin interrupciones. 

No olvides que el sentido del humor puede ser una herramienta poderosa para mantener el espíritu del equipo y aligerar el ambiente de trabajo. 

  1. Genera dinámica de trabajo y comunicación efectivos: 

Define con cada miembro de tu equipo horarios en que estarán conectados. Pídeles que diseñen un espacio en casa donde puedan trabajar sin interrupciones durante ese tiempo. Lo ideal es buscar bloques de 90-120 minutos para mantener el enfoque en las prioridades del plan de crisis. También pide a cada miembro de tu equipo que defina las 3 cosas más importantes a cumplir en el día y comparta contigo cualquier idea que tenga para generar ventas y acelerar crecimiento.

En cuanto a la comunicación, sé transparente, llámalos constantemente para cualquier duda donde no sea eficiente el chat y mantén una línea de comunicación positiva-realista. El no esconder datos a tu equipo mantendrá la confianza y compromiso para ejecutar y salir adelante juntos.

  1. Cuida de ti mismo y de tu equipo promoviendo una rutina integral de bienestar: 

Sabemos que el distanciamiento social limita mucho nuestras actividades y convivencia, por lo que hoy más que nunca es importante que cada persona diseñe una rutina integral de bienestar donde consideren las necesidades personales (físicas, mentales y espirituales), de pareja, familiares, sociales, así como el manejo de recursos (tiempo y dinero).     

Recuerda que la crisis pasará y la relación que hayas construido en este período trascenderá, pero dependerá de cómo te manejaste en este tiempo. Maneja bien tu energía e influye en la de tu equipo para evitar desgastes innecesarios y poder ser efectivos en tiempos tan retadores como el que estamos viviendo.