4 razones por las no logras conseguir tus objetivos

Imagen: Bigstock

Seguro que en más de una ocasión te has marcado metas y objetivos de forma muy ilusionada pero, al poco tiempo, acabas abandona su persecución, sintiéndote que eres incapaz de hacer cualquier cosa que te propones. Aunque creas que esto solo te ocurre a ti, nada más lejos de la realidad, ya que son muchas las personas las que abandonan el conseguir sus objetivos. Puedes pensar que el problema eres tú pero no es así, ya que hay varias razones por las que seguro que te resulta muy difícil lograr algunos de los objetivos y metas que te proponen. Estas son algunas de estas razones.

1.- No es el momento adecuado

Antes de marcarte unos objetivos debes saber que no se puede hacer y tener todo a la vez. Esta es una de las razones por las que no consigues lo que te propones. Debes considerar, antes de marcarte nada, si es el momento adecuado para llegar a cabo tus objetivos ya que hay muchas metas que son muy estresantes y que requerirán de gran parte de tu tiempo. Es decir, no tienes porque hacerlo todo ahora, sino que hay cosas que pueden esperar. Piensa en si tiene sentido hacer algo ahora y si no lo tiene, hazlo más adelante.

2.- No has definido bien tus objetivos

Seguro que no te has dado cuenta pero puede que no estés cumpliendo con tus metas u objetivos porque no los tienes bien definidos. Para que estos triunfen, deben ser:

  • Específicos: es decir, debes definir qué, cuándo, cómo y dónde hacerlos.
  • Factibles: si tienes un gran objetivo, debes dividirlo en pequeñas metas que sean totalmente factibles. Poco a poco conseguirás, por lo tanto, la meta que te había propuesto.
  • Medibles: es decir, tienes que saber cuándo has conseguido tu objetivo concreto.
  • Realistas: debes saber que son metas que vas a poder cumplir. Por ejemplo, no te puedes proponer hacer una carrera de 10 km cuando no has corrido nunca.
  • Con límite temporal: si quieres centrarte y esforzarte para conseguir tus metas, debes ponerte una fecha límite para lograrlos.

3.- Eres muy exigente

Debes comprometerte a cumplir tus objetivos y metas pero sin ser demasiado exigente. Es decir tienes que ser flexible y si tienes que modificar tu objetivo no pasa nada. Si eres muy exigente contigo mismo, lo único que vas a conseguir es sentirte frustrado y enfadado cuando algo no sale de la forma que quieres.

4.- No te centras en el proceso

Otra de las razones que puede que te impida cumplir con tus metas y/o objetivos es que solo te centras en el resultado y no en el proceso. Es una buena idea, por lo tanto, ir celebrando tu esfuerzo y progreso y no solo el resultado. Lo importante, a fin de cuentas, es que te estás esforzando en conseguir aquello que te has propuesto y es importante premiarte en cda paso que logres dar.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299