4 motivos para apostar por el e-commerce

México.- Un estudio realizado por la Asociación Mexicana de Internet señaló que en México existen 17 millones de personas que compran en línea, y se espera que haya un incremento de un 47 por ciento del comercio electrónico.

En países como Estados Unidos el 62 por ciento de la gente realiza al menos una vez por mes una compra online, según un estudio realizado por Walker Sands, y se espera que a nivel mundial las ventas en línea aumenten en 36 por ciento respecto al 2012, señaló otro estudio hecho por eMarketer.

Las cifras son claras, la gran penetración de los teléfonos inteligentes y el uso del internet son factores claves que han hecho crecer a esta nueva forma de mercado, el cual las empresas deben aprovechar no sólo para la promoción de sus productos y servicios, sino también para la venta directa de los mismos.

Más noticias relacionadas:
5 datos curiosos que debes saber del ecommerce
Día de muertos: incentivador del ecommerce en México
Ecommerce para niños, la nueva tendencia de ventas

Por eso enumeramos cuatro razones para usar el e-commerce en tu empresa.

Costos:

Tener un establecimiento físico implica gastos como los son luz, agua, renta, etc. Por lo que tener un punto de venta virtual no implica un costo tan elevado como sí lo podría ser uno de manera tangible; aunado a que el acceso a una tienda en línea es más fácil que dar con la ubicación de un local.

Alcance:

El comercio en línea tiene herramientas que permiten una mayor distribución de los contenidos, generando un impacto más grande sobre los consumidores, con la ayuda de las redes sociales los servicios y productos llegan a más personas; simplemente en el Cyber Monday pasado Pinterest, según datos de TechCrunch, triplicó las ventas de las tiendas minoristas.

Marca y cliente:

Un eficaz uso de este medio incrementa el nivel de satisfacción que tiene un cliente respecto a una marca, aumentando las posibilidades de que tu tienda online sea recomendada.

Vanguardia:

Ofrecer servicios por esta vía son una apuesta clara de las empresas a los nuevos métodos y hábitos de los consumidores, es escuchar las necesidades de tus usuarios y entender qué es lo que necesitan y cómo lo consiguen, es adaptarse a sus modos ofreciendo la misma calidad pero en un canal diferente.