4 definiciones de marketing relacional

Internacional.- El marketing de relaciones es un concepto que nace a partir de un cambio en la orientación estratégica de marketing, que, básicamente, va en la búsqueda por captar clientes a la búsqueda de su satisfacción integran en el largo plazo. Así, se podría decir que el marketing relacional es el proceso que integra al servicio al cliente con la calidad y el marketing. A continuación, te ofrecemos la definición de este tipo de marketing dada por cuatro especialistas en la materia.

Notas relacionadas:

3 aspectos que debes medir en una estrategia de experiential marketing

5 mitos y realidades del content marketing

10 áreas en las que puedes innovar en marketing

Según Zikmund y Babin, el término marketing relacional comunica la idea de que una meta básica es construir relaciones a largo plazo con los clientes, lo que contribuye esto al éxito de la empresa. Una vez realizado el intercambio, el marketing efectivo demanda manejar las relaciones para que se generen intercambios adicionales.

Por otra parte, para López-Pinto, el marketing relacional es el proceso de identificar, establecer, mantener, reforzar y, de ser necesario, terminar las relaciones con los clientes y otros “stakeholders” de una manera rentable, de tal forma que los objetivos de todas las partes involucradas sean logrados.

Para Dvoskin, el marketing relacional implica un sistema basado en herramientas tecnológicas que permite construir la lealtad de y hacia el cliente. Para este autor, para desarrollar un programa de marketing relacional se deben tener en cuenta tres paso:

1.- Identificaicón del cliente.
2.- Diferenciación de los clientes.
3.- Interacción con los clientes.

Y, por último, para Mesonero y Alcaide, el marketing relacional es una mentalidad empresarial que pone el énfasis en la construcción de relaciones a largo plazo con los clientes y consumidores. Así, se podría decir que, para ellos, el marketing de relaciones constituye una filosofía empresarial u orientación estratégica. También, busca una relación beneficiosa para las partes implicadas en esta relación. Esta relación, puede finalizar (y en algunos casos debe hacerlo); pero. además, debe tener en cuenta que su fin último no debe ser siempre la fidelización de los clientes.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299