3 pasos para lograr una comunicación asertiva

branding personal

La comunicación asertiva siempre depende de una actitud positiva al momento de expresar tu opinión acerca de algo o alguien. En ocasiones, existen situaciones que te hacen actuar de una forma no muy adecuada, pero hay ciertos lugares y personas con los que tienes que prestar mucha atención y pensar la manera en que te comunicarás con ellos.

Una excelente forma de lograr una mejor comunicación asertiva es por medio de la práctica. A continuación, te comparto tres consejos para lograr expresarte positivamente ante las situaciones que te disgustan:

1. Sé directo y honesto, evita criticar. Decir lo que sientes está bien, puedes expresar lo que te molesta pero evita las ofensas.

Situación: Has quedado con un amigo que siempre llega tarde y nuevamente te ha hecho esperar…

Conducta incorrecta: “¡Eres un maleducado, siempre llegas tarde!”

Comunicación asertiva: “Se suponía que nos reuníamos a las 09:30, y ya son las 10:00”

2. Evita utilizar un tono sarcástico o exagerado. Si el comportamiento de alguien no te gusta, busca ser preciso para decírselo sin dramatizar o juzgar.

Conducta incorrecta: “era tan importante lo que tenía que decirte y ahora si estoy en un grave problema”

Comunicación Asertiva: “Ahora tengo menos tiempo para contarte a detalle pues ya necesito regresar al trabajo”

3. Utiliza “Mensajes Yo”. Comenzar la oración con “Tú…” suena enjuiciador y pone a la gente a la defensiva. Si empiezas con “Yo” el enfoque se centra en cómo te sientes y cómo te ves afectado por su comportamiento. Además, muestras más propiedad de tus reacciones y menos culpa. Esto mueve a cambios más positivos.

Conducta incorrecta: “¡Tienes que parar esa conducta!”

“Mensaje Yo:” “Me gustaría que dejases de hacerlo.”

Comunicación Asertiva: “Cuando gritas me siento atacado.”

Algunos consejos adicionales:

  • Asegúrate de que tu cuerpo refleje confianza: Utiliza una postura recta pero relajada, mantén tu vista hacia los ojos de la otra persona.
  • Utiliza un tono firme pero agradable.
  • No asumas que tú sabes cuáles son las razones de la otra persona, especialmente si piensas que son negativas.
  • Cuando estés en una discusión no te olvides de escuchar y hacer preguntas. Es importante entender el punto de vista de la otra persona también.
  • Trata de pensar en ganar-ganar: intenta ver si puedes encontrar un compromiso o una forma para lograr satisfacer las necesidades de ambos.
  • Con estos sencillos consejos puedes transformar tu comunicación hacia una conversación más asertiva que sin duda te sumará mucho en tu vida personal y profesional.