Uno de los cambios más significativos a raíz del contexto actual, es una aceleración en la adopción de sistemas y aplicaciones de compras online, por lo que para muchas marcas, los canales digitales se han convertido en una de las claves para resistir la actual crisis. Compañías como Walmart lo han entendido así y por ello refuerzan sus estrategias.

En el caso del retailer está haciendo cambios en su ecosistema de aplicaciones enfocadas al eCommerce con el objetivo de mejorar la experiencia de copra de sus clientes en Estados Unidos.

Integración en un solo frente

Sucede que Walmart está cerrando su aplicación de alimentos en línea para integrarla a su aplicación principal para, de esta forma, permitir a los compradores ordenar comestibles y mercancías en general a través de una sola app.

La marca que dice adiós es Walmart Grocery cuya finalidad era precisamente la de ofrecer la compra de alimentos frescos y otros productos como conservas o enlatados para su recogida y entrega. Funcionaba de manera independiente a la plataforma principal que se enfocaba en productos como electrónica, juguetería, artículos de decoración, entre otros.

Este es un plan que ya había anunciado en semanas previas la compañía con sede en Bentonville, Arkansas, mimos que se consolidó este miércoles. En ese sentido se detalló que los usuarios de Grocery podrán migrar a la app principal y su información y sus carritos se transferirán a la aplicación recientemente actualizada.

De acuerdo con Janey Whiteside, Chief Customer Officer de Walmart, esta integración también significa que ahora los clientes podrán usar servicios en la tienda como Walmart Pay, Store Maps y Item Finder desde un destino principal: la aplicación Walmart.

Por el momento no se especificó si esto aplicará sólo en Estados Unidos o se extenderá de manera paulatina a otros mercados como Canadá y México.

Un movimiento estratégico

Sin duda, el objetivo del retailer es estimular procesos de compra más fluidos ayudando a que los compradores eviten largos tiempos de traslados o de espera dentro de las tiendas; un ajuste que se da en tiempos en los que la demanda de compras online se ha incrementado de manera significativa.

De hecho, Walmart reconoció recientemente en su reporte financiero que las ventas a través de sus servicios pickup y delivery crecieron alrededor de 300 por ciento durante el primer trimestre del año, dentro del territorio estadounidense.

Está claro que la minorista es una de las pocas firmas a nivel global que han logrado ganar o hacer crecer sus ingresos en tiempos de coronavirus, así lo han dictado diversos reportes en varios países; y, si bien, es producto de que sus establecimientos (como otros negocios de productos esenciales) permanecieron abiertos, ciertamente también se debe al incremento de las compras online.

Al respecto, un reciente análisis de Bloomberg señala que Walmart está apostando fuerte en su negocio en línea para protegerse de la amenaza planteada por Amazon y para enfrentar la ‘nueva realidad’ a la que se adaptarán los los consumidores.

El reto será encontrar el punto de rentabilidad, si bien, uno de los objetivos es mejorar la experiencia de compra de sus clientes y, con ello, evitar que las personas recurran a otras opciones online, también es cierto que aumentar la oferta online implica mayores costos, lo que podría afectar en sus ingresos netos, un riesgo que deben minimizar sobre todo considerando que retiraron sus pronósticos para el segundo trimestre anticipando un impacto del contexto actual.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299