• De acuerdo con BK Wine, el 2018 fue un año récord de producción de vino en el mundo

  • Italia, Francia, España y Estados Unidos son los países líderes en el lado de la oferta

  • Por su parte, Estados Unidos, Francia, Italia y Alemania enfrentan la mayor demanda

Las fiestas decembrinas son una de las épocas más provechosas para las compañías, en buena parte porque permiten incrementar sustancialmente las ventas. Para algunas empresas, como Disney, significa mover sus productos más novedosos y populares rápidamente, aún si la entrega no es la ideal. Para el entorno de retail online, es un enorme reto logístico que puede   romper a sus compañías. Pero, en el caso del vino en México, es pura y simple bonanza total.

Entre México y el vino existe una relación cada vez más importante. Por un lado, como apunta Vid Mexicana, el consumo nacional de esta bebida alcohólica es relativamente bajo frente al que se observa en otros países. Sin embargo, en información de El Universal, desde 2018 se espera que la adquisición per cápita de botellas dentro de la República se duplique. Y, según Milenio, para marzo pasado ya se veía un aumento positivo tanto en cultura como en compras.

Y como sucede con muchas otras categorías de consumo, el vino también disfrutará de un importante impulso durante las fiestas decembrinas. Navidad, Año Nuevo y fiestas cercanas a estas celebraciones ayudarían a que esta bebida se vuelva uno de los grandes campeones de venta directa a las audiencias en 2019. Al menos así lo apunta el Observatorio de Shopper Experience de in-Store Media, a través de un comunicado, a través de estos simples datos:

La mayor parte de la población en México comprará vino estas fiestas decembrinas

Para este 2019, se espera que más de la mitad de los consumidores en el país destinen parte de su presupuesto para estas celebraciones en la obtención de vino. Específicamente, seis de cada 10 consumidores harían este tipo de adquisiciones. El perfil más común del comprador de esta bebida son individuos de entre 18 y 35 años, de perfil socioeconómico medio-alto y que viven en pareja. Asimismo, la mayoría trabajan, tienen hasta dos hijos y son mujeres.


Notas relacionadas


Marca, un punto importante

En muchas industrias, se habla de un consumidor que no es tan leal a las empresas y prefieren buscar productos de buena calidad sin fijarse en qué empresa está detrás de ellos. Pero todo parece indicar que en la industria del vino, este no es el caso. La marca es todavía el factor de mayor peso en la selección de los productos, por encima de la uva, tipo de vino y precio. En específico, hay una preferencia por las cosechas de Concha y Toro, Las Moras y Pata Negra.

Vino: una compra planificada cuidadosamente

Hay muchas categorías de productos en donde las personas deciden qué producto o marca comprar en el mismo punto de venta. Sin embargo, esta bebida alcohólica también escapa de este principio. El 55 por ciento de los compradores regulares planean comprar botellas desde su casa. Casi la mitad incluso define la marca preferida desde su misma lista de compra. Pero, la mayoría estaría dispuesto a probar nuevos productos si hay datos interesantes en la tienda.

¿Dónde se hacen la mayoría de las ventas?

Se estima que el punto más grande para la compra de vino en México son los hipermercados, con el 37 por ciento de los mexicanos adquiriendo esta bebida en sus locaciones. Otro 24 por ciento prefiere bodegas y supermercados. A eso se le debe de sumar que una visita promedio a este tipo de locales significa una inversión de 43 minutos por viaje. Si bien se trata de mucho tiempo, cerca de cuatro en diez consumidores creen que el consumo de la bebida lo vale.

La clave para incrementar la compra de vino

Ante todos estas cifras, hay varias estrategias que se pueden utilizar para fomentar el deseo de compra de vino en los consumidores de México. Lo más importante es considerar el peso de la publicidad en tienda. Información clara y oportuna sobre precio, cantidad y origen de la bebida pueden afectar la decisión de los clientes. Asimismo es importante que las empresas refuercen sus estrategias Call-To-Action, de forma que se pueda sobresalir de la competencia.