Share, , Google Plus, Pinterest,

Este artículo tiene 11131 vistas

Print

Posted in:

United Airlines lo vuelve a hacer. Acusa por error a un pasajero mexicano de traficar con su hija de 3 años

El personal del avión hizo caso a una pasajera que le denunció por considerar que era sospechoso de secuestro, al tener su hija un color de piel diferente

Un pasajero mexicano residenciado en Estados Unidos y su hija de tres años, son los nuevos protagonistas de lo que parece una novela de terror para la imagen de esta aerolínea. Primero un médico fue golpeado para que bajase de un avión por overbooking, luego una pareja que iba a casarse fue obligada a abandonar el avión, también por sobreventa y ahora un caso que raya en el racismo basado en la opinión de otra pasajera.

Escuche la información de la nota aquí:

El pasajero, que volaba con su hija de Cancún a Nueva York, después de haber viajado a México a visitar a su familia, ha vivido un episodio más que desagradable, cuando la mujer que se encontraba a su lado le denunció al personal de la aeronave y estos a su vez, contactaron con las autoridades migratorias de Estados Unidos, quienes le detuvieron para interrogarle.

La razón no era otra que considerar que la piel de la pequeña no se parecía en el color a la de su padre, como ha declarado a los medios estadounidenses, la esposa y madre de los afectados, Maura Furfey. De hecho, aunque la familia estaba clara en que la gente podía hacer comentarios “racistas”, no creían posible que éstos fuesen tomados en serio, como han hecho los sobrecargos de United.

Precisamente cuando Furfey se dirigía a buscar a su esposo e hija, al aeropuerto de Newark, recibió una llamada en la que le notificaban que había sucedido un “incidente” con su familia en el vuelo en el que viajaban. Ante el susto inicial, el agente de aduanas le manifestó que se encontraban en perfecto estado, pero que una pasajera había acusado a su marido de tráfico de menores.

Según Furfey, la pasajera “aseguró que mi hija de piel blanca no se veía como su padre mexicano y eso le hizo sospechar que la había secuestrado”, aun cuando no existía ninguna otra situación o información que pudiese dar crédito a tal sospecha.

Al aterrizar, oficiales de la Autoridad Aeroportuaria y de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, escoltaron al hombre para interrogarle sobre sus datos personales y familiares, mientras la niña lloraba desconsolada. Aun cuando todos los documentos del hombre y la pequeña estaban en regla y que contaba con el permiso para viajar con ella fuera de Estados Unidos, los agentes llamaron a Furfey para corroborar que era cierto lo que decía.

Después de solucionarse la desagradable situación, los afectados emitieron una queja ante la aerolínea, la empresa se disculpó y ofreció un cupón de 100 dólares para el próximo vuelo que realicen con United, aunque como es previsible, aseguran que no volverán a volar con esta aerolínea.

Como explicaba Furfey: “Fue una experiencia aterradora para nosotros, una simple revisión de los pasaportes o de los registros de los viajes de mi esposo hubieran demostrado que no había ningún problema y nos hubiera ahorrado el drama y el estrés que esto creó”, a lo que agrega que, “ante este clima político lleno de odio, estábamos preparados o eso pensábamos, pero nunca pudimos haber estado preparados para esto”.

Share, , Google Plus, Pinterest,

Written by Valeria Murgich

Comunicadora Social con experiencia en periodismo impreso, de radio y televisión. Doctora en Marketing por la Universidad Cumplutense de Madrid. Editora Web España de Merca2.0, donde escribo desde 2011.

6378 posts