United Airlines desaloja a una pareja que se dirigía a su boda, ¿qué sucedió?

Luego de la crisis de marca que vive la aerolínea estadounidense United Airlines porque un pasajero fue agredido por no querer ceder el lugar por el que pagó a un empleado de la compañía, hay nuevos inconvenientes para la empresa.

Aunque la empresa informó que cambiará su política para acomodar a sus empleados que viajan en vuelos de la compañía, pues ahora tendrá que realizarse una hora antes del abordaje para evitar sacar a los pasajeros del avión a través de un sorteo, parece que no es suficiente para limpiar su imagen.

La reputación corporativa de United fue dañada gravemente por el video viral del brutal desalojo y ahora la acusan de un pésimo servicio al cliente por el caso de una pareja que se dirigía a su boda y que también fue desalojada.

En el caso de Michael Hohl y su novia, Amber Maxwell, no se trató de un reacomodo sorteado, sino de un desalojo porque, de acuerdo con United, “representaban un peligro para la tripulación”.

Sin embargo, la pareja dijo a KHOU que durante una escala en su viaje a Costa Rica subieron al vuelo 1737 en el George Bush Intercontinental Airport, para encontrar a personas durmiendo en sus asientos 24B y 24C, pero que no quisieron despertarlos y buscaron dos lugares adelante, pues había muchas filas vacías.

Los asientos que eligieron eran de mayor costo al que ellos pagaron, por lo que empleados de United les pidieron que regresaran a sus lugares, pero ellos preguntaron si podían pagar más para quedarse donde estaban, cuando les fue negada la petición y se dirigían a sus respectivos asientos, cuando los desalojaron.

La versión de la aerolínea dicta que la pareja intentó ocupar lugares de mayor valor en diversas ocasiones, haciendo caso omiso del personal de United, por lo que decidieron desalojarlos. Sin embargo, después se pusieron en contacto con ellos para reservarles asientos al siguiente día.

La boda no se pospuso, pero los novios destacaron que no volarán con United de nuevo. Este caso se suma a los titulares que ha ocupado la firma en los últimos días, como si el caso del desalojo con violencia no fuera suficiente para sumar a su reputación actual.