• De acuerdo con Statista, en Estados Unidos la mitad de los consumidores se acaba un frasco de Jif cada mes

  • Para 2017, la marca era la más vendida de todo el país, con ventas de 587.8 millones de dólares

  • La campaña fue diseñada por la agencia Publicis Groupe Nueva York

Si una marca consigue la lealtad de su público, entonces es capaz de convencerlas de hacer muchas cosas. Los fanáticos de Rick & Morty, por una salsa para nuggets, ocasionaron una gran controversia en 2017. El público de Sonic, para defender la imagen de la mascota, obligó a Paramount a rehacer el diseño del icónico puercoespín. Una campaña quiere convencer a su público de enfrentar el apocalipsis por un simple alimento.

La campaña en cuestión pertenece a la marca de crema de cacahuate JIF. En su comercial Bunker, muestra a una mujer que llega a un refugio de supervivientes durante el apocalipsis. Cuando ve que no tienen su aderezo favorito, la protagoniza decide volver a la superficie que vivir sin el producto. Este proyecto forma parte de la iniciativa That Jif’ing Good, que también tiene un anuncio donde un hombre se viste de ardilla para obtener un poco del alimento.

 

Nuevos estilos de storytelling para una campaña

Jif no es la primera marca que decide contar una historia fuera de lo común en sus anuncios. Reebok lanzó en julio un perturbador comercial protagonizado por las uñas de Cardi B, parte de una campaña extravagante para llamar la atención de la Gen Z. Kelly Services editó populares videos virales en YouTube para convencer al público de buscar un mejor trabajo. En 2017, Eckhaus Latta llamó la atención por lanzar un comercial que mostraba sexo real.

Desde hace tiempo que se insiste en la industria que una campaña debería contar historias diferentes. Según Duarte, se logran más objetivos de negocio al separarse de la narrativa conmovedora. Medium, por su parte, apunta que la ruptura en los clichés del storytelling puede expresarse en el formato del contenido. Además, Pen and the Pad apunta que salirse de estos esquemas tradicionales permite dar nuevas capas de complejidad a las historias.

Vale la pena recordar que una marca no solamente puede innovar en cómo vende sus productos y servicios o la forma que trata a los clientes. El marketing, y cualquier campaña que surja de estos esfuerzos, también es un terreno válido para presentar nuevas ideas. Si bien puede ser válido y hasta útil replicar las fórmulas probadas, este enfoque no dejará a las empresas sobresalir. Para llamar la atención, hay que distinguirse de la competencia.