• Los fanáticos de Sonic notaron que, en el anuncio, la mascota de Sega aparentemente recuperó sus guantes

  • Tras el anuncio, Mashable presentó su preocupación hacia la carga de trabajo adicional del equipo de efectos visuales

  • Una de las grandes quejas de los fanáticos fue el realismo de los dientes del nuevo Sonic live-action

A finales de abril, el mundo pudo tener la primera muestra de la nueva película de Sonic The Hedgehog. Sin embargo, el tráiler no fue tan bien recibido por el público. A algunos, la elección musical para el video no fue la mejor. Otros notaron inmediatamente las similitudes entre el estilo de esta película y obras como Deadpool y Detective Pikachu. Pero la gran mayoría del público se mostraron muy consternados ante el diseño del popular personaje de Sega.

Tantos comentarios negativos recibieron Paramount y Sega que la película dio oficialmente un paso atrás. Ayer, el director de Sonic The Hedgehog, Jeff Fowler, anunció en Twitter que se retrasaría el estreno del largometraje al menos otros cuatro meses. Es decir, en lugar de salir a cines en noviembre próximo, la incursión del puercoespín a la pantalla grande no sería sino hasta el 14 de febrero de 2020. Justo a tiempo para celebrar el próximo San Valentín.

Anteriormente Fowler ya había reconocido a través de Twitter la mala recepción que el primer tráiler de Sonic tuvo en redes y en internet en general. Entonces, prometió que se realizarían ajustes al diseño del personaje. Asimismo, señaló que Sega y Paramount estaban dispuestos a trabajar en conjunto para “reparar su error”. Curiosamente, el jefe del estudio de videojuegos señaló en una entrevista poco después que su equipo no estaba involucrado en la producción.

¿Sonic sienta un precedente?

Es muy raro que la industria del cine o la televisión se ajuste a las críticas de la audiencia como lo hizo Sonic. La última temporada de Game of Thrones, por ejemplo, fue muy mal recibida por buena parte del público. Y aunque muchos desean que HBO vuelva a filmar los episodios, no ha mostrado disposición de hacerlo. Incluso portales de reseñas en línea como Rotten Tomatoes han cambiado sus reglas para discriminar mejor los comentarios de los usuarios.

Y es que el caso de Sonic trae una preocupación a la mesa. ¿Estará sentando Paramount un peligroso precedente para la industria? Lo cierto es que las redes sociales y el internet no son una muestra representativa de la población. No todas las personas tienen presencia en estas plataformas (Facebook, la más popular, tiene una penetración de menos del 25 por ciento global). E incluso entre la gente con cuentas, tienden a expresarse solo las voces inconformes.

Por supuesto, no es que Paramount haya tomado una mala decisión de rediseñar a Sonic para su película. La propuesta original distaba mucho del material original que un enorme grupo de fans aprendió a amar y esperar. Pero hacer siempre caso a la audiencia no es la mejor estrategia creativa. En cuestiones de entretenimiento, el cliente no siempre tiene la razón. Así que ojalá éste siga siendo un fenómeno poco común entre la industria del cine y la televisión.