CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Un nuevo virus amenaza desde China: se llama inflación (y no hay vacuna)

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
La inflación en los precios mayoristas de China llegó a un máximo en casi 15 años y el problema amenaza con extenderse al resto del mundo.

No es un virus como el que conocemos luego de llevar más de un año de pandemia, pero puede ser muy peligroso si no se puede controlar: la inflación ha comenzado a impactar en China y el problema podría expandirse por el resto del mundo.

En efecto, los precios de los insumos y de las materias primas que pagan las fábricas chinas subieron a su nivel más alto en casi 15 años, elevando la expectativa inflacionaria en ese país y, en consecuencia, en los productos que exportan a otros países.

El índice de precios al productor del país que gobierna Xi Jinping, que mide el costo de los bienes y servicios que pagan las compañías, subió un 9,1 por ciento en mayo en relación con el mismo mes de 2020.

Los datos fueron dados a conocer por el gobierno chino este miércoles y encendieron las alarmas en amplios sectores del mundo de los negocios y las finanzas.

Es que se trata del mayor aumento interanual desde 2008, cuando China estaba luchando con las consecuencias del sobrecalentamiento de su economía luego de que su producto interno bruto hubiera crecido al 9 por ciento anual durante una década.

¿Por qué es grave que suban esos precios? Es simple: si las empresas chinas, que fabrican una cuarta parte de los productos que se venden a nivel mundial, deben pagar más por sus insumos, tienen dos alternativas:

  • perder ganancias o
  • subir los precios.

Resignar ganancias es algo que ya estaban haciendo porque la competencia interna es feroz, sumado a las complicaciones arancelarias derivada de la guerra comercial con los Estados Unidos. Así, el otro camino es aumentar los precios. En consecuencia: inflación.

Un documento del Citibank le suma un condimento: la recuperación de la demanda a nivel mundial luego del progreso de la vacunación y del desconfinamiento es otro de los factores que plantea interrogantes respecto de la inflación.

A esto hay que sumarle que los precios mundiales de los alimentos están en el nivel más alto en una década.

Por ahora, las fábricas chinas no están trasladando los precios mayoristas a sus productos: el índice de precios al consumidor de China subió solamente un 1,29 por ciento en mayo, lo que indica que los productores no están transfiriendo las subas a los consumidores nacionales.

Sin embargo, es posible que sí lo hagan con los productos que exportan, generando más presión sobre los precios internacionales.

Y un problema más: el petróleo. El precio del crudo sigue en ascenso.

Esta semana, superó los 71 dólares por barril (en la variante Brent), su valor más alto en tres años.

La suba de la demanda y la oferta estancada tras el acuerdo de los países de la Opep es la causa de este deslizamiento de precios que también va a impactar en la inflación mundial.

Deutsche: la inflación, una bomba de tiempo

Un informe del Deutsche Bank, que no es compartido por la mayoría de Wall Street, es lapidario respecto de la suba de los precios: se avecina una “bomba de tiempo” mundial debido al aumento de la inflación. Así de grave lo describe el banco alemán.

Si bien es un pronóstico que no tiene consenso entre el resto de los bancos, igualmente advierte sobre una posible crisis derivada de la inflación.

“Los efectos podrían ser devastadores, particularmente para los más vulnerables de la sociedad”, dice la compañía.

Deutsche emitió la advertencia argumentando sobre la base de los paquetes de estímulo (subsidios y préstamos a bajas tasas) que se han esparcido por todo el mundo durante la pandemia.

El análisis apunta especialmente a la Reserva Federal de los Estados Unidos y su nuevo marco, en el que tolerará una mayor inflación para avanzar en una recuperación completa e inclusiva.

La firma sostiene que la intención de la Fed de no endurecer su política tendrá “impactos nefastos”.

Según dice el economista David Folkerts Landau, del deustche, “la decisión de la Fed podría generar una gran recesión y desencadenar una cadena de dificultades financieras en todo el mundo, particularmente en los mercados emergentes”.

 

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados