Tres secretos del Branding Personal

Uno de los principales atributos que podemos apreciar entre los directivos es que sepan hacer estrategias para obtener resultados en sus negocios.

Partamos del principio más básico: Tu imagen define tu marca personal. De ti depende construir una identidad creíble y confiable, o echarla a perder al grado en que pocos crean en lo que realmente eres.

Imaginemos a un ejecutivo que todos los lunes llega a su oficina en perfecto traje y corbata para atender la junta con el Consejo Directivo. Por ser la primera reunión de la semana, es muy común verlo llegar directo a la reunión sin saludar a nadie; de martes a jueves este ejecutivo cambia literalmente su imagen: se le puede ver con traje, pero intercambiando y combinando de manera “creativa” con su camisa y en la mayoría de las ocasiones sin corbata, además de sonreír y saludar como cuates entre los pasillos a quien se cruza con él. Para los viernes, pasamos de la figura de un alto ejecutivo a un “chico cool” (o más bien un “chavo-ruco” que no se identifica ni entre los Milenials, ni en la generación X, ni en ninguna otra generación); un tipo de “jefazo” que pide a gritos que “alguien” lo invite a la fiesta.

En primera instancia puede sonar muy divertido tener una personalidad tan multifacética, pero en el fondo, un directivo que cumpliera con esta descripción, en realidad tiene mucho que perder: dinero, credibilidad y prestigio.

Uno de los principales atributos que podemos apreciar entre los directivos es que sepan hacer estrategias para obtener resultados en sus negocios. Sin embargo y por extraño que parezca, también es común apreciar que varios de ellos se olvidan de hacer su propia estrategia de branding personal. Si tú te encuentras en una posición clave dentro de una compañía, entonces también podrías responder ¿Cómo has desarrollado tu marca personal?

Pero es importante precisar que nos referimos no únicamente al hecho de crear una imagen; como si tener un “branding personal” se tratara de tener sólo una mera apariencia, que simple sería. Por el contrario, los tres grandes secretos de una marca personal radican en: ser coherente, consistente y congruente.

Secretos bajos los cuales, si logras desarrollar una estrategia adecuada podrías ganar prestigio, credibilidad y dinero. ¿Lo dudas?

Por el momento quiero agradecer a Merca20.com por permitirme colaborar entre su selecto grupo de colaboradores; darte a ti la bienvenida a este espacio, que compartiremos semanalmente, y dejar entre los lectores varias inquietudes sobre su branding personal.

Poco a poco iremos desarrollando los temas que te ayuden a reflexionar sobre la mejor forma en que puedas construir tu posicionamiento y desarrollar tu propia marca. Nos leeremos la próxima semana.