Trabajo doméstico: ¡Trabajo con valor!

De acuerdo a la OIT (Organización Internacional del Trabajo), el 99.2% de las trabajadoras del hogar labora sin un Contrato de trabajo en México

Referirse despectivamente a las colaboradoras del hogar es Cuestión cultural y falta de educación, como “la chacha”, “la gata”, “la servidumbre”, ”la muchacha”, “la doméstica”, “la criada”, entre otros calificativos, las colaboradoras del hogar son víctimas de prejuicios, estereotipos y discriminación.

En México 2.3 millones de personas, se dedica al trabajo del hogar, según cifras del INEGI 2018 en su Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo

Ponerse un uniforme en una casa, es un signo de sumisión y obligaciones, pero no es signo de derechos, respeto y eso debemos promover, las colaboradoras del hogar merecen respeto, seamos congruentes, no es posible que promovamos la Responsabilidad Social Empresarial, pero en las casas, donde también se contrata a gente, sea totalmente diferente.

¡Las colaboradoras del hogar, también merecen respeto, sin embargo, se les discrimina, no tienen derechos, pero sí obligaciones!

Es curioso y contradictorio ver como en Foros, Congresos, Paneles y diferentes eventos se habla de los mejores secretos o tips para crecer profesionalmente y llegar a puestos de poder, esto en varios casos es con ayuda de las colaboradoras del hogar.

La película de Alfonso Cuarón llamada ROMA, llegó a sensibilizar a mucha gente, aunque también hubo varias personas y artistas que la criticaron debido a sus prejuicios.

Las colaboradoras del hogar, sufren de discriminación por su aspecto físico, como color de piel, no tienen Contrato de trabajo, prestaciones, como seguro médico, vacaciones, fondo de ahorro, horario de trabajo digno, INFONAVIT, etc.

Las colaboradoras del hogar también tienen necesidades, responsabilidades y una gran historia detrás, no tienen una carrera profesional, nisciquiera han terminado la primaria, han sufrido violencia intrafamiliar, tienen hijos y padres que cuidar, educar, vestir y con muchas dificultades, se van abriendo camino solas.

Ejemplos, tenemos varios:

  1. Despido injustificado: una persona que ha dedicado su vida entera a trabajar para una familia, pero en su etapa de vejez, sin previo anticipo ni liquidación, es despedida.
  2. Falta de pago y horarios exhaustivos: Martha, que trabaja de planta en una casa, de 5:00am hasta 11:00pm y solo tiene permiso salir un domingo cada quince días, le debe recordar a su patrona le pague la quincena, de lo contrario, le pagara hasta la próxima quincena.
  3. Hostigamiento laboral: en las agencias de colocación de empleadas domésticas, pueden dar garantía de reemplazo por cierto tiempo, casualmente antes de terminar este plazo, las patronas despiden a sus empleadas sin pago alguno con excusas diversas, acto seguido piden su reemplazo.
  4. Discriminación: a Juana, no la quisieron contratar, dice la señora que no le gustan tan prietas.

Son temas que me duelen, debo decirlo, discriminación, falta de pago, malas condiciones laborales, comer comida en mal estado o no tener permiso para hacerlo, esto no debería de suceder, no podemos hablar de progreso y desarrollo con los ojos vendados y oídos sordos.

¡El trabajo doméstico merece respeto y mejores condiciones laborales!

Nelli Aca, ¿qué avances hay respecto a las Trabajadoras del hogar?

Actualmente se solicita el servicio de empleadas domésticas a través de aplicaciones donde incluso se puede calificar su servicio, pero en ningún apartado veo que la empleada, pueda calificar a sus patrones.

Ha habido algunos avances, como el primer Sindicato de Trabajadoras del Hogar en México (SINACTRAHO), el cual fue constituido en febrero de 2016, ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de México.

También se ha lanzado un Programa Piloto de Afiliación al Seguro Social, que durará 18 meses, derivado de que la Corte señaló que era inconstitucional y discriminatorio que las empleadas domésticas, trabajaran sin seguro médico. ¿Te apoya en tu hogar una o más trabajadoras domésticas?, afílialas al Seguro Social, es una Solicitud que presentas como patrón persona física para la inscripción voluntaria al seguro social del trabajador que te presta servicios de aseo o asistencia, propios o inherentes al hogar, puedes también calcular el pago de tus cuotas ante el IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social).

Conclusión:

Sin duda el tema de las Colaboradoras del hogar, tiene diferentes desafíos, pero debemos empezar por cambiar de mentalidad y ser respetuosos, ofrecer trabajo digno y bien remunerado.

No solo es un tema de discriminación, es un tema de madurez cultural, de desarrollo económico, no podemos hablar de empoderamiento de la mujer, derribar el Techo de cristal, Equidad de género, hablemos también de trabajo digno, seguro y legal en nuestro hogar.

Debemos reflexionar, replantearnos las condiciones de trabajo de nuestros colaboradores en casa, marcar tendencia y renovar nuestra Cultura Laboral, ¡El trabajo doméstico merece respeto!

Fuente:

¿Te gustaría saber más del tema?, escríbeme.

¡Muchas gracias por leerme, comparte este artículo y cita la fuente!

Sígueme en redes, ¡platiquemos!: Linkedin: ®Nelli Aca & Twitter: @nelli_aca